Ir al contenido principal

¿Qué nos pasa como país y sociedad que no nos duele o no nos importan nuestros desaparecidos?

 



Por: José Alexander Castro

La desaparición forzada es un crimen o un delito endémico en Colombia, que superó las dictaduras de Argentina y Chile de manera abismal, y es que en Colombia desaparecer a un ser humano es tan común, fácil y normal, y no tiene importancia alguna para el gobierno, las autoridades, las comunidades, las personas, y a veces hasta para los mismos familiares que prefieren callar, justificar y no buscar a ese ser. Acá, cualquiera desaparece a un ser humano desde el pillo del barrio, las autoridades, las guerrillas, los paras, las bandas criminales, delincuenciales y organizadas; es tan común en mi país que se talen los árboles y se caben fosas comunes y que se contaminen los ríos con químicos y crudos para matar los peces y sacarlos del agua, para llenar las aguas con cuerpos picados y desmembrados de nuestros desaparecidos.

En pleno siglo XXI las desapariciones continúan y lo más triste es que esos que cometen ese crimen atroz andan por ahí como si nada, no aportan a la verdad, no hay justicia, reparación, pero si repetición, roban la poca paz a los demás familiares de los desaparecidos. Este crimen atroz debe de ser condenado con severidad, porque a una familia a la que le desaparecen miembros de ella siempre sufrirán la angustia, el dolor y la zozobra de esas ausencias, y no es justo que quienes causaron ese daño tan triste y duro andén como si nada por las calles sonrientes, sin aportar nada y solo generando miedo, terror y burla a las madres, padres, hermanos, hijos, nietos y amigos de esos seres que tenían rostro, nombre, vida y sueños que fueron truncados por un crimen que jamás debió ser llevado a cabo por nada, ni por nadie en absoluto.

No más seres humanos como cifras y datos, que son enterrados en fosas en medio de la nada o en cementerios, lanzados en pedazos a ríos o mares, tirados como alimento a los animales, cremados, calcinados o arrojados a los botaderos de basuras y escombros borrando su existencia y memoria de la tierra, pero nunca de nuestra memoria, corazón y mente. 

¿Qué nos pasa como país y sociedad que no nos duele o no nos importan nuestros desaparecidos?, ¿acaso creemos que nunca nos puede pasar y sentir lo que muchas familias sienten ante la ausencia de un ser querido? Dolor, tristeza, incertidumbre, cada día y cada noche, esperando su llegada o una noticia que por fin nos haga sentir la paz y la tranquilidad que hicimos todo por buscarlos y encontrarlos.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

EL INFATIGABLE CANTO DEL CIRIRÍ / A Doña Fabiola Lalinde

Por Orlando Arroyave Á. Doña Fabiola Lalinde durante la grabación de Amarillo. Fotografía: Diego Delgado  Cristianía es un resguardo indígena entre montañas andinas deforestadas por cultivos pequeños de pan coger. En los días de lluvia, las nubes bajan por las montañas, cubriendo de neblina, agua fría y barro ocre la estrecha carretera que comunica a dos ciudades del suroeste antioqueño, Andes y Jardín, en la selva montañosa del noroccidente de Colombia. Este caserío indígena se encuentra entre estas dos ciudades, en una pequeña explanada, a un lado de una carretera serpenteante y estrecha. Lo conforman casas de madera con techos de zinc, que se extienden en forma irregular sin más lógica que edificar y dar cobijo, evitando el barro resbaloso  que amenaza siempre cualquier firmeza del mundo. Una mujer de pelo blanco, de impermeable y paraguas, trata de percibir las huellas del martirio de su hijo en la mañana, ya que en la noche una tormenta oscureció el caserío. Al ll

Víctimas de crímenes de Estado en contra del negacionismo

Los días 5 y 6 de marzo de 2020, se reunieron en el Centro Distrital de Memoria Paz y Reconciliación de la ciudad de Bogotá familiares de víctimas de crímenes de Estado y organizaciones acompañantes articuladas en el Movimiento Nacional de Víctimas de Crimines de Estado – MOVICE –, con el fin de realizar su asamblea nacional anual en la cual crearon rutas de acción para incidir ante el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de No Repetición y otras instancias en la lucha por la memoria, contra la impunidad y el negacionismo de crímenes de Estado. Esta asamblea fue también un homenaje a la vida de Rogelio Martínez Mercado, líder campesino que representaba a cincuenta familias en el proceso de reclamación y recuperación de la propiedad conocida como “La Alemania”, que les fue despojada en el año 2000 y convertida en una base paramilitar bajo el mando de Rodrigo Peluffo Mercado, alias “Cadena”. Por este proceso de reclamación fue asesinado Rogelio Ma

Nueve años después Condenan a la Nación por el asesinato de Jhonny Silva a manos de la Policía

Jhonny Silva Por: radiomacondo El Tribunal Administrativo del Valle condenó a la nación, al ministerio de defensa y a la Policía Nacional por la muerte de Jhonny Silva, el estudiante de la Universidad del Valle asesinado por un escuadrón del ESMAD. La justicia consideró que la muerte de Jhonny Silva fue una ejecución extrajudicial, el fallo ordena indemnizar a la familia con 150 salarios legales mínimos vigentes, lo que fue considerado por la familia como una burla ya que ninguna suma puede reponer la perdida y tampoco puede borrar los años de sufrimientos y la revictimización a la que fueron sometidos ya que tuvieron que acudir a la justicia internacional frente a la lentitud del proceso y la falta de imparcialidad por parte de la fiscalía colombiana. Según el abogado del caso, Jorge Molano los 9 años de impunidad que cumple el crimen, no han sido por falta de pruebas sino por la manera perversa en que ha actuado la Fiscalía. “Cuatro meses después de la muerte d