Ir al contenido principal

Quince años de edad + quince años de dignidad = Treinta años de lucha contra la impunidad


Por: YURI ENRIQUE NEIRA SALAMANACA

DESDE EL EXILIO
**Rugen las gargantas en la manifestación,
Miles son las voces que gritan:
¡no a la globalización!
¡NO!
Muertos de Cristo. Muerte accidental de un Anarquista.




Aquel domingo, primero de mayo de 2005, las calles Bogotanas se vestían de fiesta, de la voz de los trabajadores que celebraban la digna lucha popular, banderas rojinegras, gritos libertarios, sectores sociales organizados y la sinfonía de un pueblo que clama justicia social, se alzaban en contra de las políticas de Estado.

**Suenan las sirenas,
Todo está bajo control,
Un infiltrado entre la masa,
Incita a la provocación.
Suenan silbatos, hay orden de cargar,
La multitud se prepara, comienza la batalla...

El ambiente se tornó oscuro, luego de que el nefasto Escuadrón de la Muerte Aniquilación y Destrucción, Esmad apareciera, intentando acabar con la fiesta del pueblo, amedrentando manifestantes, lanzando gases y aturdidoras a lo largo y ancho de la marcha que se concentraba en el Centro de la Capital. A la altura de la Carrera Séptima, con Calle 18, un escuadrón comandado por Julio Cesar Torrijos Devia, vulneró a los marchantes que transitaban por las calles. Haciendo uso de la fuerza, atacó indiscriminadamente a quien se encontraba marchando.

Estruendos, explosiones y confusión se tomaron la vía, la orden estaba dada, ese día la parca merodeaba, uno de los mercenarios de coraza oscura señaló con el dedo poniéndolo en el gatillo de su arma, disparó una recalzada que impactó en la humanidad de Nicolás.

**Pero algo ocurre,
Se oye un grito desgarrador,
¡asesinos, asesinos!
Vocea la manifestación,
Pero algo ocurre, hay caos, confusión,
En el suelo yace inerte un anónimo luchador.

La tarde de aquel domingo se entintó de un llanto profundo, la fiesta popular de los trabajadores fue enlutada por un manto de gases, piedras, gritos y muerte. Las calles prendadas de indignación vieron desplomar a aquel joven de quince años, que marchaba por convicción,  quien se había unido a la marcha por la lucha animalista, gritando contra la globalización. La gente corría desesperada, los gases enrarecieron el aire y Nicolás en estado de shock sintió en su cabeza un profundo dolor.

**Y ahí está, sobre el asfalto,
El cuerpo muerto, de un joven libertario.
Y ahí está, sobre el asfalto,
El cuerpo muerto, de un joven libertario.
15 años tenía cuando lo asesinaron y 15 años han pasado llenos de injusticia.
¿Ser buen o mal padre. Culpa o disculpa?

Esta pregunta invade mi ser, no sé como pedirte perdón, he debido estar más pendiente de ti. Era domingo 1°mayo, no sé si fui buen padre o mal padre, si no estuve la única vez que de verdad me necesitaste. Cuando el policía NESTOR JULIO RODRÍGUEZ RÚA te disparaba por la espada, los otros Esmad te remataban en el suelo con sus porras y a pateadas y yo no estaba ahí.
¿Bueno / Malo. Culpa / Disculpa? La dicotomía se hace presente cada año y cada vez más fuerte.

-La alegría de verte Vs no volverte a ver.
-Verte por primera vez en la clínica, tu nacimiento Vs Allá mismo en un hospital te vi la última vez muriendo.
-Gozo y risas al verte Vs lágrimas y dolor por no volver a verte.
-Verte saltar de un lado a otro Vs observarte inmóvil entre un cajón en silencio.
-Tomar fotos en tus celebraciones Vs hacer murales y graffittis con tu último rostro acuñado en mi memoria y el dolor matándome por dentro.
-Torta o ponqué Vs velas, flores, letanías y profundo duelo.
-Reírse Vs llorar. Como dice la canción “con la emoción apretando por dentro”

**La historia se vuelve a repetir,
Ya lo escribió Darío Fo.
Muerte accidental de un anarquista,
Muerte accidental de un joven idealista.
Nunca quise que te fueras, te arrancaron de mí, de nosotros. Pero el tiempo y el dolor ahí queda, como ha quedado tu cuerpo cinco metros bajo tierra, tierra cubierta de pasto bien cortado, para desfile o postal, pero con olor a muerte e impunidad. Con el tiempo y con el paso de los días, - “cumplimos 5.478 días” -, que son 15 años. Lamento confesar que en mi vieja cabeza, que despunta muchas canas, muchos recuerdos se difuminan y otros se multiplican, están tan pegados como el color de mi piel.

**Solo fue casualidad,
Todo ha sido un error,
Manipulan prensa y televisión,
Y aquí no ha pasado nada,
El silencio buena coartada,
Todo está bien orquestado,
Llamemos accidente,
Al terrorismo de Estado.

Perdón, perdón hijo si se me escapan recuerdos. Los días, los meses y años son implacables con todos. Entre lo bueno del paso del tiempo es que cada día nuestra cita está más cerca (maneras hay). Entre lo malo, sabes que desde tu partida muchos valores y metas, sin ti, no tienen sentido. Ya lo dije una vez, para mí sin ti, el sol no ilumina ni calienta igual, el azúcar no endulza lo mismo y la sal no adereza mi paladar. No sólo dejaste un cupo en el colegio o un asiento en la ruta. Tu pronta partida, - “sólo tenías 15 años”-  me marcó, como se marca al ganado, a fuego. Lo  bueno es que me convirtieron en “Salmón”, que he mudado de ideas como de colores, cambié la ruta de borrego y ahora voy en contravía.

**Y al respirar, saltan las lágrimas,
Por la impotencia que me desgarra el alma.
La historia se vuelve a repetir,
Ya lo escribió Darío Fo.
Muerte accidental de un anarquista,
Muerte accidental de un joven idealista.

Van 15 años de tu fatal ausencia, 15 años de impunidad, 15 años de encubrimiento por parte de la  Fiscalía, la malintencionada negligencia del C.T.I, de jueces deshonestos. “El fiscal Juan Carlos Molina Oliveros” es historia y capítulo a parte,  ¿Cómo un miserable pelele con poder puede destruir la imagen de los abogados y su labor? Finalmente se evidencia una institución policial al servicio de asesinos, con una plataforma al estilo de sicarios de “la terraza”, o “la oficina” protegida por las nefastas políticas del establecimiento, una institución al servicio de la mafia y de agentes corruptos que violentan a la población civil, perros rabiosos con licencia que asesinan a mi país todos los días, sepan ustedes que seguiré luchando con las fuerzas de mi ser por mantener viva la memoria de mi hijo, no descansaré hasta develar la verdad mediante el castigo a los asesinos de Nicolás. Hoy su voz sigue rugiendo con la fuerza de nuestro territorio, y la impunidad concomitante no logrará salir victoriosa en esta lucha constante de nuestra memoria colectiva para difuminar la amnesia colectiva y el olvido.

Una rosa ha sido pisoteada,
Por llamarse libertad,
Y sus pétalos de color rojo,
Tiñen las calles de Génova.
Nos podéis encarcelar,
Nos podéis torturar,
Nos podéis asesinar,
Pero nunca podréis callar la voz
De a solidaridad.
Porque nuevamente:
Rugen las gargantas en la manifestación,
Miles son las voces que gritan: ¡no a la globalización!
¡no!

Hijo, ¡por ti seguiremos gritando Nunca Más! Aunque quieran ahogar, nuestros sueños con gas, gritaremos a pulmón, está prohibido olvidar. Esos que ya no están, no se cansan de hablar, te gritan revolución, está prohibido olvidar.
Que se sepa: “A Nico lo mataron sicarios del Estado y lo recordaremos como pueblo organizado.

A Nico lo mataron los tombos represores y no perdonaremos, libertarios luchadores”

Comentarios

Entradas más populares de este blog

EL INFATIGABLE CANTO DEL CIRIRÍ / A Doña Fabiola Lalinde

Por Orlando Arroyave Á. Doña Fabiola Lalinde durante la grabación de Amarillo. Fotografía: Diego Delgado  Cristianía es un resguardo indígena entre montañas andinas deforestadas por cultivos pequeños de pan coger. En los días de lluvia, las nubes bajan por las montañas, cubriendo de neblina, agua fría y barro ocre la estrecha carretera que comunica a dos ciudades del suroeste antioqueño, Andes y Jardín, en la selva montañosa del noroccidente de Colombia. Este caserío indígena se encuentra entre estas dos ciudades, en una pequeña explanada, a un lado de una carretera serpenteante y estrecha. Lo conforman casas de madera con techos de zinc, que se extienden en forma irregular sin más lógica que edificar y dar cobijo, evitando el barro resbaloso  que amenaza siempre cualquier firmeza del mundo. Una mujer de pelo blanco, de impermeable y paraguas, trata de percibir las huellas del martirio de su hijo en la mañana, ya que en la noche una tormenta oscureció el caserío. Al ll

Víctimas de crímenes de Estado en contra del negacionismo

Los días 5 y 6 de marzo de 2020, se reunieron en el Centro Distrital de Memoria Paz y Reconciliación de la ciudad de Bogotá familiares de víctimas de crímenes de Estado y organizaciones acompañantes articuladas en el Movimiento Nacional de Víctimas de Crimines de Estado – MOVICE –, con el fin de realizar su asamblea nacional anual en la cual crearon rutas de acción para incidir ante el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de No Repetición y otras instancias en la lucha por la memoria, contra la impunidad y el negacionismo de crímenes de Estado. Esta asamblea fue también un homenaje a la vida de Rogelio Martínez Mercado, líder campesino que representaba a cincuenta familias en el proceso de reclamación y recuperación de la propiedad conocida como “La Alemania”, que les fue despojada en el año 2000 y convertida en una base paramilitar bajo el mando de Rodrigo Peluffo Mercado, alias “Cadena”. Por este proceso de reclamación fue asesinado Rogelio Ma

Nueve años después Condenan a la Nación por el asesinato de Jhonny Silva a manos de la Policía

Jhonny Silva Por: radiomacondo El Tribunal Administrativo del Valle condenó a la nación, al ministerio de defensa y a la Policía Nacional por la muerte de Jhonny Silva, el estudiante de la Universidad del Valle asesinado por un escuadrón del ESMAD. La justicia consideró que la muerte de Jhonny Silva fue una ejecución extrajudicial, el fallo ordena indemnizar a la familia con 150 salarios legales mínimos vigentes, lo que fue considerado por la familia como una burla ya que ninguna suma puede reponer la perdida y tampoco puede borrar los años de sufrimientos y la revictimización a la que fueron sometidos ya que tuvieron que acudir a la justicia internacional frente a la lentitud del proceso y la falta de imparcialidad por parte de la fiscalía colombiana. Según el abogado del caso, Jorge Molano los 9 años de impunidad que cumple el crimen, no han sido por falta de pruebas sino por la manera perversa en que ha actuado la Fiscalía. “Cuatro meses después de la muerte d