Carnaval por la Vida Digna / Por vivienda digna, contra los desalojos y la desconexión de Servicios Públicos Domiciliarios.


El sistema de prepago en electricidad y su incipiente implementación en agua, lo reconocemos como otra forma de desconexión y como una estrategia de mercantilización de los derechos que le sirve a las EPM como modelo de recuperación de cartera.
EPM insiste desvergonzadamente en pasar por alto las sentencias de mínimo vital de agua T/546 y T/717, conociendo su capacidad de gestión debería ser dicha empresa quien verifique antes de cada diligencia de desconexión si en la vivienda se encuentran sujetos de especial protección constitucional y/o en situación de vulnerabilidad económica y sobre los cuales no debe interferirse el acceso a cantidades suficientes y de calidad. (5 metros cúbicos mensuales por persona). 
Cuando EPM “cumple” con las sentencias lo hace de manera miserable dejando pasar a penas un pequeño flujo que no permite generar condiciones dignas del servicio para las personas protegidas por ambas sentencias. Además la mezcla de alta presión y poco flujo produce un desgaste en las tuberías y llaves que terminan depositándose como sedimentos de los metales en el agua para consumo final. Señores de EPM ustedes son responsables de muchos problemas de salud pública en la ciudad y parece no importarles sino acrecentar sus ganancias.
El programa litros de amor de la alcaldía de Medellín debería llamarse litros de desdicha. Los trámites que exige este programa son excluyentes pues impiden acceder a las familias que más lo necesitan (uno de ellos es no ser “moroso” de EPM. ¡Qué contrariedad!). El goce de derechos fundamentales como lo es el acceso al agua no debe estar mediado por cálculos financieros, ni por estrategias de recuperación de cartera y debería en este caso estar en total cumplimiento con las sentencias de la corte constitucional en relación al mínimo vital.
El cambio de los contadores de agua sin justificación y sin necesidad, ya que están en buen estado, ha afectado a muchas familias, pues además de no haber dado su consentimiento, esta situación termina aumentando el costo de la factura. EPM no puede obligar a las personas a invertir en la compra de contadores nuevos, esto constituye un atropello pues quien decide cargar el costo del contador, aproximadamente de 150.000 pesos, es la empresa, sin que medie ningún tipo de concertación ni dialogo.
El triple cobro del agua es injusto pues el mismo volumen lo pagamos como generación de energía a través de las centrales hidroeléctricas, como consumo y como descargue.
Los esperamos este 11 de diciembre en las laderas de la comuna 6 para que digamos no más abusos de EPM.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Conversatorio visibilización sentencia absolutoria caso Mateo Gutiérrez

Memoria audiovisual 2018 Documental Amarillo

Rechazamos asesinato del Director y Productor de cine, Mauricio Lezama.