Ir al contenido principal

LOS PUEBLOS INDÍGENAS DE ANTIOQUIA NO SE MOVILIZAN POR ORDEN DE GRUPOS ARMADOS AL MARGEN DE LA LEY


Escrito por: OIA

Medellín 12 de agosto de 2015
BOLETÍN 020

El Comité Ejecutivo de la Organización Indígena de Antioquia, en cabeza de su presidenta Aida Suárez Santos, rechaza con vehemencia las declaraciones del Comandante de la Regional 6 de la Policía, General José Ángel Mendoza quien asegura que los indígenas desplazados del resguardo Polines donde desafortunadamente se registró la tragedia del helicóptero han sido persuadidos por integrantes del “Clan Úsuga”, para entorpecer las operaciones policiales, así lo dijo en una rueda de prensa que se dio al medio día del 12 de agosto de 2015 en la ciudad de Medellín.

Citamos textualmente sus palabras:

:  “…ellos saben que obviamente las operaciones como lo ha ordenado el Gobierno Nacional, como lo ha dispuesto la dirección general de la Policía, van a continuar. Por lo tanto les interesa generar presión hacia los ciudadanos para que salgan a protestar, recuerden que inicialmente eran indígenas, ahora ya son campesinos los que se habla que van a salir a generar algún tipo de protesta, pero eso presionado sin lugar a dudas por el Clan Úsuga…”.

Se informa en este sentido a la opinión pública que los pueblos indígenas somos amigos de la paz y no de la guerra y que el desafortunado desplazamiento dentro del resguardo que tiene en emergencia dicha comunidad, obedece a los enfrentamientos que ha tenido la policía con presuntos integrantes del “Clan Úsuga David”, confrontaciones armadas que han puesto en peligro la vida de los Embera Eyábida que habitan esta zona del Urabá Antioqueño.

Así mismo, se aclara que no existe interés por parte de la comunidad indígena de Polines en entorpecer las investigaciones en la zona del siniestro o la persecución policial en contra del “Clan Úsuga David”, lo que no quiere decir que estamos de acuerdo que en dicho resguardo se registren confrontaciones armadas, que lo único que hacen es poner en riesgo la vida de los indígenas y sembrar terror en niños, niñas, mujeres, hombres y ancianos.

En nombre de los más de mil indígenas que habitan el resguardo Polines, exigimos desde la Organización Indígena de Antioquia, la salida de actores armados tanto legales como ilegales que ponen en riesgo la vida comunitaria y el proceso organizativo.

Vemos con preocupación que el general Mendoza haga este tipo de declaraciones que ponen en riesgo la integridad de los indígenas de la zona y sus palabras estigmatizan a la población civil como coparticipe de las acciones de grupos ilegales, las cuales las comunidades indígenas de Antioquia hemos sido enfáticas en rechazar.

¡En unidad y resistencia OIA somos todos!



Wilfer Sánchez García
Coordinador Comunicaciones
ORGANIZACIÓN INDÍGENA DE ANTIOQUIA
Contacto: 3002882535
Tel. 2844845 Ext 102
Email: comunicacionoia@oia.org.co
www.oia.org.co

Comentarios

Entradas más populares de este blog

EL INFATIGABLE CANTO DEL CIRIRÍ / A Doña Fabiola Lalinde

Por Orlando Arroyave Á. Doña Fabiola Lalinde durante la grabación de Amarillo. Fotografía: Diego Delgado  Cristianía es un resguardo indígena entre montañas andinas deforestadas por cultivos pequeños de pan coger. En los días de lluvia, las nubes bajan por las montañas, cubriendo de neblina, agua fría y barro ocre la estrecha carretera que comunica a dos ciudades del suroeste antioqueño, Andes y Jardín, en la selva montañosa del noroccidente de Colombia. Este caserío indígena se encuentra entre estas dos ciudades, en una pequeña explanada, a un lado de una carretera serpenteante y estrecha. Lo conforman casas de madera con techos de zinc, que se extienden en forma irregular sin más lógica que edificar y dar cobijo, evitando el barro resbaloso  que amenaza siempre cualquier firmeza del mundo. Una mujer de pelo blanco, de impermeable y paraguas, trata de percibir las huellas del martirio de su hijo en la mañana, ya que en la noche una tormenta oscureció el caserío. Al ll

Autodefensas Gaitanistas de Colombia asesinan a mujer embarazada en Peque Antioquia y se agrava el desplazamiento forzado en la región

  Foto: Twitter Proceso Social de Garantías  En el municipio de Peque – Antioquia - desde hace varios días se han venido presentando enfrentamientos entre disidencias de las FARC y las denominadas Autodefensas Gaitanistas de Colombia -AGC – en sus zonas rurales, esta situación ha generado miedo y zozobra entre las comunidades campesinas. El pasado domingo 21 de febrero de 2021 luego de los enfrentamientos un civil fue herido quien fue atendida y se le presto la debida atención. El día 25 de febrero de 2021, se presentaron nuevamente enfrentamientos en zona rural entre las veredas Renegado Valle y Nueva Granada, de acuerdo con los habitantes de la región las Autodefensas Gaitanistas de Colombia habrían asesinado a una mujer la cual se encontraba en estado de embarazo, esta situación ha generado confinamiento en algunas veredas al igual que desplazamientos forzados. Organizaciones de derechos humanos como el Proceso Social de Garantidas de Antioquia, hace un llamado al gobierno naciona

Nueve años después Condenan a la Nación por el asesinato de Jhonny Silva a manos de la Policía

Jhonny Silva Por: radiomacondo El Tribunal Administrativo del Valle condenó a la nación, al ministerio de defensa y a la Policía Nacional por la muerte de Jhonny Silva, el estudiante de la Universidad del Valle asesinado por un escuadrón del ESMAD. La justicia consideró que la muerte de Jhonny Silva fue una ejecución extrajudicial, el fallo ordena indemnizar a la familia con 150 salarios legales mínimos vigentes, lo que fue considerado por la familia como una burla ya que ninguna suma puede reponer la perdida y tampoco puede borrar los años de sufrimientos y la revictimización a la que fueron sometidos ya que tuvieron que acudir a la justicia internacional frente a la lentitud del proceso y la falta de imparcialidad por parte de la fiscalía colombiana. Según el abogado del caso, Jorge Molano los 9 años de impunidad que cumple el crimen, no han sido por falta de pruebas sino por la manera perversa en que ha actuado la Fiscalía. “Cuatro meses después de la muerte d