COMUNICADO ASAMBLEA NACIONAL DE OBJETORAS Y OBJETORES POR CONCIENCIA ANOOC



Como Asamblea Nacional de Objetoras y Objetores por Conciencia-ANOOC, abordamos la Objeción de Conciencia y el Antimilitarismo como una postura política que reivindica el derecho de los y las jóvenes y de los pueblos a negarse a hacer o ser parte de la guerra, es un “acto de no colaboración, en sí mismo noviolento, realizado por razones de conciencia”  que van desde las políticas, filosóficas, ideológicas, morales o religiosas.

Hemos trabajado en denunciar las prácticas de reclutamiento forzado en el país, construyendo herramientas y procesos para impedir que aquellos jóvenes que no estén de acuerdo con ser parte de la guerra, sean obligados.  Manifestamos nuestro rechazo a toda clase de vinculación forzada a cualquier grupo armado, entre estas; las "batidas", que nos son más que detenciones arbitrarias, que vulneran el derecho de los jóvenes a la libre locomoción, la libertad de conciencia y el debido proceso de la Ley48/93.

Difundimos nuestras palabras de rechazo a estas prácticas y a las agresiones a las que han sido expuestos quienes han intervenido ante estas irregularidades.

Comunicado.

En un país que ha atravesado varias etapas de conflicto armado durante su historia, en donde lo militar ha ido permeando los más delgados hilos de las relaciones sociales, varias mujeres y hombres hemos decidido apostarle a creer que la guerra no es un motor de la historia y el desarrollo, ni una condena, ni un destino del cual no podemos escaparnos; es la expresión de una forma de solucionar los conflictos sociales, utilizada para desviar los factores que lo crean, manteniendo sus condiciones y creando mejores condiciones para perpetuarse como dinámica social naturalizada.

Nos oponemos a todas las formas de reclutamiento forzado de cualquiera de los grupos armados; así como le exigimos a las instituciones estatales que deben velar porque esto no suceda, aun más, que no sean quienes realicen estas prácticas. Es por esto que llevamos varios años trabajando para que sea respetado el derecho a objetar por razones de conciencia a la guerra y que no sigan conduciendo a más jóvenes de manera obligada, a cuarteles militares. Esto nos ha llevado a denunciar y reportar todas las irregularidades que se presentan en las prácticas de reclutamiento del Ejército Colombiano, el cual cuenta con un marco normativo, del que seguimos siendo testigos que se desconoce de forma sistemática.

Una de las prácticas más comunes e histórica de reclutamiento forzado, es la denominada “Batida”, que es en realidad una detención arbitraria con fin de reclutamiento. Esta práctica que ha sido declarada como ilegal por el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de Naciones Unidas (Opinión 8/08) y la Corte Constitucional en las Sentencias C-879/11 y T-455/14. Sin embargo, seguimos registrando como estas prácticas ilegales se siguen realizando en diferentes zonas del país, desconociendo los marcos jurídicos existentes. Insistimos que la potestad legal de compeler a los jóvenes declarados remisos 
no puede ser excusa para la comisión de prácticas inconstitucionales.

Agrava la situación que, a quienes han intervenido y denunciado estas irregularidades en los últimos días, han recibido malos tratos por parte de los militares presentes en estas detenciones arbitrarias; cabe resaltar las agresiones a objetores de conciencia, padres y madres de familia e incluso un Representante a la Cámara.

Exigimos el estricto cumplimiento de la normatividad relacionada con el reclutamiento, especialmente en este momento en el que el conflicto armado tiene la oportunidad de ser transformado, y en el que los conflictos económicos y sociales podrán empezar a ser afrontados de una forma distinta a la guerra fraticida que ha escrito la historia colombiana.

anooc.colombia@gmail.com

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Conversatorio visibilización sentencia absolutoria caso Mateo Gutiérrez

Memoria audiovisual 2018 Documental Amarillo

Rechazamos asesinato del Director y Productor de cine, Mauricio Lezama.