Ir al contenido principal

RUTA PACIFICA DE LAS MUJERES RECHAZA ASESINATO DE CARLOS ARTURO OSPINA CÓRDOBA




Bogotá, Febrero 4 de 2014. La Ruta Pacífica de las Mujeres Colombianas por la solución negociada de los conflictos y el Movimiento Internacional de Mujeres de Negro contra la guerra, expresamos nuestra  indignación y repudio ante el asesinato del joven CARLOS ARTURO OSPINA CÓRDOBA hijo de la lideresa ANA FABRICIA CÓRDOBA, quien también fue asesinada en la ciudad de Medellín el 7 de junio de 2011 a razón de sus denuncias permanentes sobre el asesinato de su otro hijo Jonathan Arley Ospina Córdoba, en el mes de julio de 2010, denuncias de la violencia que desde 1990 se ensaño contra su familia la cual tuvo origen en el Urabá antioqueño.

El pasado sábado 1 de febrero, en el sector el Naranjal, centro - occidente de la ciudad de Medellín, Carlos Arturo  se encontraba en su lugar de trabajo, donde se desempeñaba como lavador de carros. Siendo las 12 y 30 pm de la tarde aproximadamente, fue impactado por cuatro disparos, que al parecer fueron propinados desde una moto, estos alcanzaron su pecho y su cabeza causándole la muerte de inmediato.

En total, ya son cinco los miembros asesinados de la familia de Ana Fabricia Cordóba.

VIOLENCIA Y PERSECUCIÓN

Carlos Mario Ospina, fue asesinado en la masacre ocurrida el 12 de agosto de 1995 en Chigorodó y por amenazas emigraron al barrio La Cruz, de la comuna 3, en este sector fue asesinado en Julio de 2010 su otro hijo, Jonathan Arley de 17 años y un año más tarde asesinaron a Ana Fabricia Cordóba el 7 de junio de 2011; posteriormente, en agosto de 2013 Dalmiro Ospina esposo y padre de las víctimas, fallece como consecuencia del dolor, de la impotencia, de la indefensión. Tal como lo presagiaba la misma Ana Fabricia cuando expresaba: “quieren acabar con mi familia, desintegrarla, desmembrarla, fragmentarla, romperla, rasgarla, aniquilarla”. En afirmar esto, ella no sé equivoco, el pasado 1 de febrero del año en curso la violencia también le arrebata la vida a su hijo Carlos Arturo.

Que podremos pensar y decir las mujeres en un país indolente ante el horror de la guerra y la barbarie que se ensaña contra nosotras al asesinar a nuestros hijos, hermanos, esposos, novios, padres, como es el caso de la familia de Ana Fabricia, que se desintegra, se rasga y se rompe, sin hallar respuestas a sus preguntas y solución a la hostilidad.

La Ruta Pacífica expresa su No rotundo a la guerra, pero especialmente exige que se den garantías para la NO repetición de estos hechos, que se llevan vidas indefensas como la de Ana, quien nunca dejo de exigir el respeto a la vida y el derecho a la verdad. Hoy pedimos se nos de a conocer en qué estado se encuentra la investigación sobre la muerte de esta lideresa y que se de pronto inicio a la de su hijo para que no se quede en la impunidad.

Exigimos que se desactiven los mecanismos que refuerzan y reproducen todas las guerras y violencias. Violencias  que germinan en la cotidianidad de la existencia, en los espacios de las relaciones interpersonales, familiares, grupales y sociales.

Las mujeres no queremos que nuestros hijos hagan parte de ninguna guerra. No queremos que maten o mueran en nombre de ningún ejército. Queremos que crezcan y se formen en una sociedad antiguerrerista, pacifista, no violenta.
  
Ruta Pacífica de las Mujeres
“Las mujeres no parimos hijos e  hijas para la guerra”




Comentarios

Entradas más populares de este blog

EL INFATIGABLE CANTO DEL CIRIRÍ / A Doña Fabiola Lalinde

Por Orlando Arroyave Á. Doña Fabiola Lalinde durante la grabación de Amarillo. Fotografía: Diego Delgado  Cristianía es un resguardo indígena entre montañas andinas deforestadas por cultivos pequeños de pan coger. En los días de lluvia, las nubes bajan por las montañas, cubriendo de neblina, agua fría y barro ocre la estrecha carretera que comunica a dos ciudades del suroeste antioqueño, Andes y Jardín, en la selva montañosa del noroccidente de Colombia. Este caserío indígena se encuentra entre estas dos ciudades, en una pequeña explanada, a un lado de una carretera serpenteante y estrecha. Lo conforman casas de madera con techos de zinc, que se extienden en forma irregular sin más lógica que edificar y dar cobijo, evitando el barro resbaloso  que amenaza siempre cualquier firmeza del mundo. Una mujer de pelo blanco, de impermeable y paraguas, trata de percibir las huellas del martirio de su hijo en la mañana, ya que en la noche una tormenta oscureció el caserío. Al ll

Víctimas de crímenes de Estado en contra del negacionismo

Los días 5 y 6 de marzo de 2020, se reunieron en el Centro Distrital de Memoria Paz y Reconciliación de la ciudad de Bogotá familiares de víctimas de crímenes de Estado y organizaciones acompañantes articuladas en el Movimiento Nacional de Víctimas de Crimines de Estado – MOVICE –, con el fin de realizar su asamblea nacional anual en la cual crearon rutas de acción para incidir ante el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de No Repetición y otras instancias en la lucha por la memoria, contra la impunidad y el negacionismo de crímenes de Estado. Esta asamblea fue también un homenaje a la vida de Rogelio Martínez Mercado, líder campesino que representaba a cincuenta familias en el proceso de reclamación y recuperación de la propiedad conocida como “La Alemania”, que les fue despojada en el año 2000 y convertida en una base paramilitar bajo el mando de Rodrigo Peluffo Mercado, alias “Cadena”. Por este proceso de reclamación fue asesinado Rogelio Ma

Nueve años después Condenan a la Nación por el asesinato de Jhonny Silva a manos de la Policía

Jhonny Silva Por: radiomacondo El Tribunal Administrativo del Valle condenó a la nación, al ministerio de defensa y a la Policía Nacional por la muerte de Jhonny Silva, el estudiante de la Universidad del Valle asesinado por un escuadrón del ESMAD. La justicia consideró que la muerte de Jhonny Silva fue una ejecución extrajudicial, el fallo ordena indemnizar a la familia con 150 salarios legales mínimos vigentes, lo que fue considerado por la familia como una burla ya que ninguna suma puede reponer la perdida y tampoco puede borrar los años de sufrimientos y la revictimización a la que fueron sometidos ya que tuvieron que acudir a la justicia internacional frente a la lentitud del proceso y la falta de imparcialidad por parte de la fiscalía colombiana. Según el abogado del caso, Jorge Molano los 9 años de impunidad que cumple el crimen, no han sido por falta de pruebas sino por la manera perversa en que ha actuado la Fiscalía. “Cuatro meses después de la muerte d