Ir al contenido principal

Asesinado líder campesino del movimiento Ríos Vivos

Un día después que la Organización  Human Rights Watch presentará el informe “El riesgo de volver a casa: violencia y amenazas contra desplazados que reclaman restitución de sus tierras en Colombia” el cual contiene en 230 páginas, el inminente peligro que corren las campesinas y campesinos víctimas de desplazamiento forzado para retornar con garantías a sus territorios y documenta entre sus relatos, las cifras de  asesinatos cometidos desde 2008, que narran  17 casos de homicidios a líderes y lideresas en los cuales perdieron la vida 21 personas, así como  las amenazas de muerte que corren las comunidades al momento de retornar a sus territorios; Fue asesinado en el municipio de Ituango Antoquia el líder del movimiento campesino Ríos Vivos Antioquia, Nelson Giraldo Posada, perteneciente al grupo de 400 campesinos  que hace  6 meses  se encuentran en calidad de  refugiados en el coliseo de la Universidad De Antioquia. Según información suministrada en la página de la Corporación Jurídica Libertad, organización comprometida con la defensa de los derechos humanos y que acompaña a los campesinos desplazados por el proyecto hidroituango. Nelson, decidió a pesar de las amenazas y por el desespero de no encontrar salidas para un retorno con garantías efectivas, visitar su antiguo sitio de trabajo, con la esperanza  de retornar con el grupo de afectados y afectadas. 

Ayer 17 septiembre de 2013 a eso de las 6:30 p.m. en la playa conocida como Sardinas, jurisdicción del municipio de Ituango, se escucharon cuatro tiros. Nelson Giraldo Posada fue encontrado en la orilla del Río Cauca que tanto defendió, degollado y con impactos de bala en el pecho y piernas. Deja una familia, refugiada en el viejo coliseo de la Universidad, compuesta por  dos hijos y  su esposa.

Los campesinos de Ituango hace rato  que se  declararon desplazados por el Megaproyecto Hidroituango y por el  conflicto armado que se ha extendido en la zona de influencia de este megaproyecto, saliendo de sus territorios para buscar en la ciudad de Medellín, generar canales de comunicación con la gobernación de Antioquia y EPM, obteniendo como respuesta, el desplazamiento forzado, las capturas ilegales, la estigmatización por parte de algunas directrices del alma mater y los medios masivos  de comunicación, así como en el día de ayer, el asesinato de su líder Nelson Giraldo Posada.
Mientras se presentaba el informe de la organización HWR, señaló José Miguel Vivanco, director de la ONG que: “En Colombia, intentar recuperar su tierra, a menudo implica asumir riesgos y vivir atemorizados, mientras que quienes obligan a los campesinos a desplazarse, se apropian de sus tierras y los matan por exigir sus derechos, prácticamente nunca tienen que rendir cuentas ante la justicia”.

Para  mañana Jueves 19 de Septiembre, se realizará a las 8:30 am en el viejo coliseo de la UdeA una rueda de prensa en la cual el movimiento Ríos Vivos dará a conocer el pronunciamiento de jueces de la república, sobre la protección a los miembros del movimiento que han solicitado medidas cautelares por parte del Estado, debido a las graves amenazas y vulneraciones que han sufrido y para repudiar públicamente el asesinato de su líder campesino.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

EL INFATIGABLE CANTO DEL CIRIRÍ / A Doña Fabiola Lalinde

Por Orlando Arroyave Á. Doña Fabiola Lalinde durante la grabación de Amarillo. Fotografía: Diego Delgado  Cristianía es un resguardo indígena entre montañas andinas deforestadas por cultivos pequeños de pan coger. En los días de lluvia, las nubes bajan por las montañas, cubriendo de neblina, agua fría y barro ocre la estrecha carretera que comunica a dos ciudades del suroeste antioqueño, Andes y Jardín, en la selva montañosa del noroccidente de Colombia. Este caserío indígena se encuentra entre estas dos ciudades, en una pequeña explanada, a un lado de una carretera serpenteante y estrecha. Lo conforman casas de madera con techos de zinc, que se extienden en forma irregular sin más lógica que edificar y dar cobijo, evitando el barro resbaloso  que amenaza siempre cualquier firmeza del mundo. Una mujer de pelo blanco, de impermeable y paraguas, trata de percibir las huellas del martirio de su hijo en la mañana, ya que en la noche una tormenta oscureció el caserío. Al ll

Víctimas de crímenes de Estado en contra del negacionismo

Los días 5 y 6 de marzo de 2020, se reunieron en el Centro Distrital de Memoria Paz y Reconciliación de la ciudad de Bogotá familiares de víctimas de crímenes de Estado y organizaciones acompañantes articuladas en el Movimiento Nacional de Víctimas de Crimines de Estado – MOVICE –, con el fin de realizar su asamblea nacional anual en la cual crearon rutas de acción para incidir ante el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de No Repetición y otras instancias en la lucha por la memoria, contra la impunidad y el negacionismo de crímenes de Estado. Esta asamblea fue también un homenaje a la vida de Rogelio Martínez Mercado, líder campesino que representaba a cincuenta familias en el proceso de reclamación y recuperación de la propiedad conocida como “La Alemania”, que les fue despojada en el año 2000 y convertida en una base paramilitar bajo el mando de Rodrigo Peluffo Mercado, alias “Cadena”. Por este proceso de reclamación fue asesinado Rogelio Ma

Nueve años después Condenan a la Nación por el asesinato de Jhonny Silva a manos de la Policía

Jhonny Silva Por: radiomacondo El Tribunal Administrativo del Valle condenó a la nación, al ministerio de defensa y a la Policía Nacional por la muerte de Jhonny Silva, el estudiante de la Universidad del Valle asesinado por un escuadrón del ESMAD. La justicia consideró que la muerte de Jhonny Silva fue una ejecución extrajudicial, el fallo ordena indemnizar a la familia con 150 salarios legales mínimos vigentes, lo que fue considerado por la familia como una burla ya que ninguna suma puede reponer la perdida y tampoco puede borrar los años de sufrimientos y la revictimización a la que fueron sometidos ya que tuvieron que acudir a la justicia internacional frente a la lentitud del proceso y la falta de imparcialidad por parte de la fiscalía colombiana. Según el abogado del caso, Jorge Molano los 9 años de impunidad que cumple el crimen, no han sido por falta de pruebas sino por la manera perversa en que ha actuado la Fiscalía. “Cuatro meses después de la muerte d