Y nos siguen convirtiendo en campo de batalla / CDPSJA

Ante el continuado abuso de nuestros territorios para prolongar una guerra despiadada y sucia, nuestra Comunidad de Paz de San José de Apartadó eleva nuevamente su clamor al país y al mundo diciendo: NO MÁS!


 
 Dejamos constancia ante el país y el mundo de los últimos hechos perpetrados contra nuestra Comunidad y contra el campesinado de nuestro entorno inmediato: 
·        Entre el 19 y el 27 de abril de 2013 el campesino WILLIAM CARDONA estuvo recibiendo constantes llamadas telefónicas de militares, quienes querían siempre controlar su paradero y lo conminaban a que no se moviera de su casa, pues de lo contrario no respondían por su vida. Cuando agotado con este chantaje permanente botó su simcard, los militares continuaron llamando a su esposa y siguieron presionando a su hijo de 11 años para que se convirtiera en informante del ejército. William había sido detenido por paramilitares en la vereda La Linda en enero de este año y el 19 de abril fue ilegalmente detenido por los militares y sometido a ultrajes y chantajes durante varias horas e incluso se le obligó a comunicarse con el ex guerrillero alias SAMIR, domiciliado en la Brigada XVII desde hace varios años y manipulado por el ejército para inventar calumnias permanentes contra la Comunidad de Paz (ver constancia del 26 de abril de 2013).
·        El martes 23 de abril de 2013, en la vivienda de Hernán Rodríguez en la vereda La Linda, del corregimiento de San José, un campesino fue detenido ilegal y arbitrariamente por tropas del ejército y amenazado de ser subido a un helicóptero y procesado como guerrillero si no colaboraba con los militares. Lo acusaron de que en su finca cocinaban alimentos para la guerrilla porque allí habían encontrado plumas de gallina y, según ellos, sólo la guerrilla come gallinas. 
·        El domingo 5 de mayo de 2013, en la vereda La Osa, del corregimiento de Batata, en el municipio de Tierralta, Córdoba, fue gravemente herido por tropas del ejército nacional el campesino MANUEL ENRIQUE MARTÍNEZ CARDONA, quien debido a la gravedad de las heridas murió el día siguiente, 6 de mayo. Aunque no hacía parte de nuestra Comunidad de Paz, sin embargo era un civil y vecino de nuestros asentamientos. Por ello la Comunidad se solidarizó con su familia. Es de anotar que la vereda La Osa es una de las veredas aledañas a la vereda Las Claras, donde existe un asentamiento de nuestra Comunidad de Paz. 
·        El martes 14 de mayo de 2013, hacia las 7:00 horas, cuando descendían del vehículo que las había transportado del centro urbano de San José a Apartadó, fueron retenidas por dos personajes en trajes civiles ELVIA MARÍA CATAÑO SERNA y su madre LAURA. Sus captores les quitaron sus documentos de identidad y se los entregaron a otros dos civiles quienes llegaron en un taxi y se los llevaron. Luego fueron conducidas por los dos civiles que las retuvieron hasta el Comando de la Policía de Apartadó donde las sometieron a interrogatorios en los que se les acusaba de ser “guerrilleras de pueblo”. Dos horas después llegaron allí los civiles que les habían quitado sus documentos y se los entregaron a la policía. Las acusaciones las sustentaban en supuestos “informantes” que les hacían seguimientos en el caserío, afirmaciones sin sustento alguno y sin proceso legal alguno. Luego de 5 horas las dejaron ir con la con la condición de que no apagaran sus celulares para poderlas controlar permanentemente y que no salieran de San José para ninguna parte, pues de lo contrario no respondían por sus vidas. Así funcionan los  “procesos judiciales” en Urabá, en los que agentes, instituciones, espacios, pruebas, procedimientos y diligencias están fuera de la ley y contra la ley, y aún más, son acciones delictivas que las instituciones no sólo toleran sino que avalan. 
·        El viernes 17 de mayo de 2013, en cabeceras de la vereda La Cristalina, del corregimiento de San José de Apartadó, fue encontrado el cuerpo sin vida del Campesino LUIS RODRÍGUEZ, quien al parecer habría sido asesinado con arma de fuego el jueves 16 de mayo, presuntamente a manos de la guerrilla, según informaciones de los campesinos, por ser considerado informante de los militares. La Comunidad de Paz repudia enérgicamente  estas acciones de muerte y la utilización de la población civil como informante. La Comunidad se solidariza con su familia. 
·        El domingo 19 de mayo de 2013, hacia las 13:00 horas, tres paramilitares que se encontraban en el sitio conocido como Tierra Amarilla, en la vía entre Apartado y San José, retuvieron el carro de servicio público que cubría la ruta San José-Apartado y obligaron a descender a todos los ocupantes del vehículo, en el cual se trasladaban miembros de nuestra Comunidad, impidiendo realizar cualquier tipo de comunicación, advirtiendo que los matarían. Al identificar al Campesino ÁNGEL EUSEBIO GRACIANO, quien es familiar de Germán Graciano, Representante Legal de nuestra Comunidad de Paz, dijeron: este es el que necesitamos. Lo amenazaron de muerte obligándolo a que los acompañara a un sitio apartado, a lo cual él se resistió y después de varios minutos lo enviaron en el carro escoltado por dos de los paramilitares, pues le advirtieron que más adelante arreglarían con “el Patrón”. Graciano al sentirse en esta situación, aprovechó la ocasión para lanzarse del vehículo y emprender la huida hasta ocultarse en un bosque logrando así escapar de los asesinos. Nuestra comunidad inmediatamente se enteró de la situación, envió una delegación a buscarlo con acompañamiento internacional. Afortunadamente lograron hallarlo con vida y llevarlo de regreso a su familia. Cuando la delegación bajaba, comprobó presencia militar en la vía, a escasos cinco minutos del lugar de los hechos, lo que evidencia la coordinación entre la fuerza pública y los paramilitares. 
·        Este mismo domingo 19 de mayo de 2013, a la misma hora, dos miembros del Consejo Interno de nuestra Comunidad que se encontraban en el aeropuerto de Carepa, fueron empadronados ilegalmente por agentes de la policía al mando del SUBINTENDENTE HERNÁNDEZ. Los uniformados alegaron que ellos “pueden hacer lo que les dé la gana”. Al hacerles ver que estaban violando normas establecidas en una sentencia de la Corte Constitucional, respondieron que ellos “son la autoridad y no tienen porqué cumplir ninguna sentencia; que si a los miembros de nuestra Comunidad de Paz no les gustaba el procedimiento, ellos se los llevarían detenidos. 
·        El jueves 23 de mayo de 2013, hacia las 13:40 horas se registró un combate entre tropas del ejército nacional y guerrilleros de las FARC, en la vereda Mulatos, en el sitio conocido como El Barro, en la finca del señor Antonio Arteaga, la cual es administrada por dos familias integrantes de nuestra Comunidad. Allí los militares utilizaron la vivienda como trinchera, colocando como escudos humanos a los niños y a los civiles, lo que con toda evidencia constituye un crimen de guerra. Al pedirles que se retiraran de la vivienda, los militares respondieron diciendo que esto era para que los mataran junto con ellos. Era, pues, un crimen de guerra consciente, intencional y premeditado. 
·        El sábado 25 de mayo de 2013, en horas de la mañana, en la Aldea de Paz ubicada en la vereda Mulatos, fue retenido por tropas del ejército nacional, por varios minutos, el menor de edad Edilberto Tuberquia, miembro de nuestra Comunidad, quien fue tratado con insultos e interrogado sobre el paradero de miembros de nuestra Comunidad. Después los militares lo siguieron por espacio de varios minutos. 
·        El domingo 26 de mayo de 2013, en una reunión realizada en el área urbana de Apartadó, los líderes del paramilitarismo anunciaron que aprovecharán un momento en el que no haya presencia de acompañamiento internacional en la Comunidad de Paz, para realizar una incursión armada contra la Comunidad en el asentamiento de San Josecito, añadiendo que todo ya está planeado y coordinado con la fuerza pública y que prueba de ello es la acción que realizaron el domingo 19 de mayo de 2013, cuando retuvieron a Eusebio Graciano, pues se habían movido sin enfrentar ninguna dificultad con la fuerza pública, lo que hacen permanentemente. 
·        El lunes 27 de mayo de 2013, en horas de la mañana, tropas del ejército adscritas a la Brigada Móvil No. 24, ocuparon la propiedad privada de nuestra Comunidad en el caserío de la vereda la Unión durante varias horas. Ante tal situación de irrespeto, la Comunidad delegó a varios miembros para exigirles que desocuparan los espacios privados. Este mismo lunes 27 de mayohacia las 15:00 horas, se presentó un nuevo combate entre soldados del ejército nacional y guerrilleros de las FARC en la vereda Las Claras, a escasos minutos del asentamiento de la Comunidad en la Unión, junto a la vivienda de Reinaldo Rivera. 
·        El lunes 27 de mayo de 2013, hacia las 14:50 horas, fue empadronado ilegalmente y fotografiado por agentes de la policía en complicidad con los guardas de seguridad en el aeropuerto de Carepa, Jesús Emilio Tuberquia, miembro del Consejo Interno de nuestra Comunidad de Paz. 
·        El lunes 27 de mayo de 2013, hacia las 23:00 horas, en la vereda Playa Larga, en la Hacienda la Marina, propiedad de los paramilitares, un grupo de guerrilleros realizaron incursión armada, quemaron la vivienda y se llevaron una recua de mulas y un asno perteneciente a los paramilitares. Según los medios locales, alrededor de 18 familias se desplazaron de la zona. La Comunidad de Paz ha puesto en conocimiento del Presidente de la República, desde hace mucho tiempo, la presencia paramilitar en ese sitio preciso y  su permanente ampliación de espacios en esa zona, sin que hasta el momento el alto Gobierno haya querido hacer nada, responsabilizándose con plena evidencia de los crímenes que allí son perpetrados. Esa propiedad y otras aledañas están bajo el dominio de alias “Otoniel”, jefe de las “Autodefensas Gaitanistas de Colombia -AGC”. 
·        El martes 28 de mayo de 2013, un grupo de reconocidos paramilitares hizo presencia en la vereda Playa Larga, en los limites con la vereda la Esperanza, manifestando que habían dado aviso a la fuerza pública para buscar las mulas que la guerrilla les había robado el día anterior y para cobrarle a los campesinos de la zona todos los daños que ellos habían sufrido. 
·        El martes 28 de mayo de 2013, hacia las 8:40 horas, fue empadronado ilegalmente y fotografiado Arley Tuberquia miembro del Consejo Interno de nuestra Comunidad de Paz por agentes de la Policía Nacional, en el aeropuerto de Carepa. Un agente de la policía utilizo el celular de una de las guardas del aeropuerto y no su propio equipo de comunicación el cual tenía en sus manos para realizar una llamada telefónica a un desconocido y suministro los datos del miembro del consejo. 
·        El miércoles 29 de mayo de 2013, nuevamente nuestra Comunidad de Paz fue burlada por parte del alto gobierno, pues el Presidente Juan Manuel Santos no quiso asistir al acto de retractación de las calumnias proferidas contra la Comunidad de Paz, desacatando de esa manera lo ordenado por la Corte Constitucional mediante auto 164/12. 
·        El jueves 30 de mayo de 2013, hacia las 15:00 horas, los 32 delegados de nuestra Comunidad de Paz que se habían desplazado a Bogotá para asistir al acto de retractación de las calumnias que iba a realizar el Presidente Santos pero que al fin no lo hizo, a su regreso a Apartadó fueron interceptados a la altura del sitio conocido como CASA VERDE, en el municipio de Carepa, por una patrulla de la policía. Allí los delegados del Ministerio del Interior, quienes acompañaban en su regreso al grupo de delegados, pudieron presenciar en directo un episodio de la persecución contra la Comunidad de Paz, pues ya habían sido sometidos a requisas ese mismo día en dos ocasiones y sus antecedentes verificados en los aeropuertos. Sin embargo la persecución era clara. Un agente de la policía se acerco a un miembro de nuestra comunidad y le manifestó que aunque estuvieran funcionarios del ministerio a ellos no les importaba detener a los miembros de la Comunidad. Era tanta la rabia del subintendente de la policía allí, que no obedeció a las órdenes de su superior en Carepa de dejar ir a la delegación lo que obligo a que el mismo se hiciera presente en el sitio.    
·        El jueves 30 de mayo de 2013, hacia las 14:00 horas, tropas del ejército nacional que supuestamente iban en búsqueda y rescate de las mulas robadas a los paramilitares por la guerrilla, sostuvieron combates con guerrilleros de las FARC quienes al parecer llevaban los animales robados, entre las veredas La Esperanza y Mulatos. En el intercambio de disparos resultó casi destruida por los impactos de las balas la vivienda del campesino Reinaldo Cardona, quien se encontraba en ella con su familia, entre ellos varios niños, en el momento de los hechos; simultáneamente un helicóptero del ejército ametralló la zona y las vainillas cayeron  sobre la vivienda; allí resultó también muerto un toro y un militar resultó gravemente herido, según los campesinos. 
·        El viernes 31 de mayo 2013, hacia las 05:00 horas, según informaciones de los campesinos, un helicóptero del ejército nacional aterrizó en la propiedad de Reinaldo Cardona, no se sabe si a recoger heridos o muertos. 
·        El viernes 31 de mayo de 2013, hacia las 9:00 horas, en la vereda La Miranda, perteneciente al corregimiento de San José, se registró un enfrentamiento entre el ejército nacional y la guerrilla de las FARC, según informaciones de los habitantes de la zona. Al parecer hubo heridos de ambos bandos. Horas más tarde, un helicóptero militar aterrizó en la zona. 
·        El jueves 30 y el viernes 31 de mayo de 2013, se registró una fuerte presencia de militares en la Aldea de Paz, asentamiento de nuestra comunidad en la vereda Mulatos, ingresando ilegalmente a la propiedad privada de la Comunidad de Paz. Es una práctica bochornosa, pero es nuestro deber el estar exigiendo constantemente a los militares el respeto a los sitios de vida y de trabajo de las familias de nuestra Comunidad. 
·        El sábado 1 de junio de 2013, hacia las 19:30 horas, se registró un hostigamiento a la base militar ubicada en el casco urbano de San José. 
·        El domingo 2 de junio de 2013, hacia las 14:00 horas, mientras un grupo de civiles se encontraba recreándose en la cancha de futbol, ubicada en el casco urbano de San José, junto a la base militar, se presentó nuevamente un hostigamiento a la base militar allí ubicada, por parte de guerrilleros de las FARC, lo que obligó a los civiles a huir apresuradamente del lugar. Este nuevo hecho, evidencia el alto riesgo en el que se encuentra la población civil del casco urbano del corregimiento. A pesar de esto, el gobierno nacional pretende construir allí un colegio, donde albergarían a muchos jóvenes de la región, lo que significa que a las instituciones no les importa el riesgo que ello representa para la población civil. 
·        El lunes 3 de junio de 2013, hacia las 9:00 horas, en la vereda la Unión, miembros de nuestra Comunidad se dirigieron a tropas del ejército que se encontraban dentro de los espacios de trabajo de las familias, para solicitarles que se retiraran de allí, a lo cual los militares manifestaron que ellos hacen lo que se les da la gana y que nadie los va a venir a mandar allí. Este mismo lunes 3 de junio de 2013, hacia las 17:00 horas aproximadamente, se presentó nuevamente un hostigamiento entre el ejército nacional y guerrilleros de las FARC en el sitio conocido como la antena en el corregimiento de San José de Apartado. 
·        El martes 4 de junio de 2013, hacia las 15:00 horas, nuevamente dos paramilitares en trajes civiles y portando armas cortas, siguieron al campesino ÁNGEL EUSEBIO GRACIANO en Apartadó mientras caminaba por el centro de esa ciudad, por lo que se vio obligado a abordar un taxi para escapar de sus asesinos y refugiarse en algún sitio allí, la Comunidad inmediatamente fue informada tuvo que ir a rescatarlo y devolverlo a la familia sano y salvo, ante estos nuevos hechos de amenaza, hacemos responsable al estado colombiano por lo que pueda sucederle a Graciano, pues, en menos de quince días Graciano ha estado a punto de ser asesinado por paramilitares que actúan en abierta complicidad con la fuerza pública. 
No hay duda de que el Gobierno desafía con el mayor descaro a toda la Comunidad Internacional que durante 16 años le ha suplicado poner fin a la barbarie contra nuestra Comunidad de Paz. Con el mayor desparpajo el alto gobierno desacata numerosas sentencias de la Corte Constitucional, así como las Resoluciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y las advertencias de la Corte Penal Internacional. En efecto, la Corte Constitucional ha prohibido ubicar puestos de policía y bases militares en medio de la población civil y el gobierno le desobedece sus órdenes de manera reiterada y contumaz. La Corte ha declarado inconstitucionales los empadronamientos y sin embargo militares y policías empadronan cotidianamente amparados por la sordera y ceguera voluntaria del Presidente quien nunca responde a los derechos de petición y avala todas esas violaciones de la Constitución y la Ley, a sabiendas de que militares y policías comparten toda esa información con los paramilitares para preparar sus masacres, como se comprobó hace pocas semanas en el caserío de Nuevo Antioquia, donde las fotos tomadas en los puestos de control de la fuerza pública reposan en álbumes administrados por los paramilitares para hacer contundentes sus amenazas de exterminio. Convertir el territorio de la Comunidad de Paz en campo de batalla ha sido un objetivo permanente de militares y paramilitares, como una estrategia más de exterminio de la población civil, pues los mismos soldados han repetido numerosas veces que ponen a la población civil de escudo para que la insurgencia la mate cuando busque atacarlos a ellos, y de hecho han logrado que eso se haga realidad en numerosas ocasiones: se trata de un genocidio intencional y premeditado. Un crimen similar ha sido presionar a campesinos para convertirlos en informantes y así incitar a los contrarios a eliminarlos. Esta vez deploramos nuevas vidas destruidas mediante todos estos ardides. 
Agradecemos a quienes desde el país y el mundo nos acompañan moral y éticamente en unos principios inquebrantables e insobornables por la vida y les reiteramos nuestra decisión de mantenernos en resistencia ética ante tanta barbarie y podredumbre de un Estado criminal. 
Comunidad de Paz de San José de Apartadó
Junio 5 de 2013

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Conversatorio visibilización sentencia absolutoria caso Mateo Gutiérrez

Memoria audiovisual 2018 Documental Amarillo

Rechazamos asesinato del Director y Productor de cine, Mauricio Lezama.