Por el secuestro y la ejecución extrajudicial del campesino Parmenio Manuel Hernández Anaya han sido llamados a juicio 2 oficiales y 15 soldados profesionales adscritos al batallón Calibío

Por decisión de la Fiscalía General de la Nación, fueron llamados a juicio el Coronel del Ejército Nacional Wilson Ramírez Cedeño, el capitán Javier Enrique Ávila Alarcón, el teniente Javier Danilo Páez Herrera, el cabo Silvio Sánchez Ocoro y 11 soldados profesionales por el secuestro y el homicidio en persona protegida del campesino Parmenio Manuel Hernández Anaya, en hechos ocurridos entre la noche del 27 y el día 28 de diciembre de 2007, en el área rural de Santo Domingo, jurisdicción del municipio de Cantagallo Sur de Bolívar.


  


Durante la noche del 27 de diciembre de 2007, el señor Parmenio, su esposa y tres hijos (una niña y dos niños) vivieron una noche de terror por parte del grupo de militares al mando del teniente Javier Paez Herrera, quienes siendo las 9:00 pm llegaron a la casa de esta familia gritando, pateando la puerta y ordenando al señor Parmenio salir. Tanto él como su familia aterrorizados decidieron no salir. Siendo las 11 pm los militares se acercaron a una hendija de la puerta, alumbraron, introdujeron un fusil y dispararon dentro de la vivienda, ante los gritos de los niños, desde afuera se escuhó la voz de una mujer que decía "niños disculpen que ustedes no tienen la culpa". El señor Parmenio, les dijo a los militares que él saldría, pero al otro día. Los militares se asentaron en cercanías de la casa durante toda la noche.

A las seis de la mañana del 28 de diciembre, los habitantes de la vivienda salieron, Parmenio insistió a los militares que le permitieran comunicarse con una hija suya que vivía en Cartagena, a lo cual los soldados respondieron que le permitirían llamar desde un punto donde hubiese señal, caminaron doce minutos hasta una loma; al final no llamaron a nadie.

Posteriormente separaron al señor Parmenio de sus hijos y esposa. El teniente Javier Páez, se le acerco a la señora María Eugenia y le dijo "señora, a usted le voy a pedir que guarde silencio porque yo soy correcto y no me voy a poner a hablar bobadas yo soy al vino vino y al pan pan y nosotros lo vamos es a matar".

Así mismo, antes de llevarse al señor Parmenio, el teniente Páez, intimidó a la señora María Eugenia con regresar y hacerle daño a su hija "yo si vendré a tomarme un vasito de agua y charlar con usted, y me dijo que si a mi me gustaría que yo tuviera algo con mi hija, y yo pensé que la iban a violar y entonces yo aproveché y le mire el apellido y era Paez" Testimonio de la señora María Eugenia.

El grupo de militares se llevó al señor Parmenio a un paraje cercano en donde fue ejecutado propinándole dos disparos que le causaron la muerte. Junto a su cuerpo fue colocado un fusil y un proveedor, fue reportado como baja en combate por las tropas del Batallón Calibío.

La Defensoría del Pueblo al recibir la denuncia de la señora María Eugenia, solicitó al Comandante del Batallón de Ingenieros Calibío información acerca del paradero del señor Parmenio. La respuesta del comandante del Batallón Wilson Ramírez Cedeño fue la de negar la retención del señor Parmenio. Este coronel de acuerdo al testimonio de otro de sus subordinados ordenó a los comandantes de compañía "responder por un muerto en combate cada mes" ya que según él "la guerra se mide en litros de sangre"

Estos oficiales del ejército nacional afrontan otros procesos penales por hechos similares en donde las víctimas fueron campesinos humildes e indefensos de la región en donde opera el batallón Calibío.

Parmenio Manuel Hernández Anaya, hace parte del lamentable número de ejecuciones extrajudiciales y arbitrarias que desde el año 2002 y particularmente los años 2007 y 2008, se extendieron por todo el país como una práctica sistemática y generalizada de ataque a la población civil para reportar las muertes como resultados positivos en la lucha contrainsurgente.

Después de seis años de ocurridos estos terribles hechos, el proceso penal se encuentra en el juzgado penal especializado de Cartagena, en donde el próximo 12 de julio, se llevará a cabo audiencia preparatoria, la cual fue fallida el día de ayer 4 de junio por la inasistencia de los defensores de los militares. Es importante señalar que a pesar de la gravedad de los hechos por los cuales se encuentran privados de la libertad los militares se encuentran recluidos en guarniciones militares de donde ya se han fugado dos de los soldados vinculados a este proceso judicial.

Por: Humanida Vigente  

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Conversatorio visibilización sentencia absolutoria caso Mateo Gutiérrez

Memoria audiovisual 2018 Documental Amarillo

Rechazamos asesinato del Director y Productor de cine, Mauricio Lezama.