Ir al contenido principal

Detención arbitraria de afectado por Hidroituango


Movimiento Ríos Vivos
Detención arbitraria de afectado por Hidroituango
-  Denuncia pública -

               
En el marco de la protesta pacífica adelantada por afectados de la represa Hidroituango, agrupados en el Movimiento Ríos Vivos Antioquia, fue detenido arbitrariamente por parte de la Policía Nacional del Valle de Toledo, el señor Héctor Javier Paneso Carvajal identificado con cédula de ciudadanía 15.404.963 quien se desempeña como minero artesanal del sector sardinas municipio de Ituango. La detención se efectuó entre las 10:30 y 12 m. del pasado primero de febrero de 2013.
Héctor Javier se acercó a un funcionario de EPM solicitándole no trabajar como muestra de respeto por la movilización que desde las 4:00 a.m. de ese día se adelantaba en el sector de El Saladero (Toledo) y en El Bombillo (Ituango) por alrededor de 200 personas, y que posteriormente se trasladó a las afueras del casco urbano de Ituango hasta las 2:00 p.m. del día siguiente.   
En ese momento los agentes de policía de la estación El Valle se acercaron y a empujones lo llevaron al comando de policía,  le arrebataron de forma brusca el celular, le tomaron fotos en diferentes posturas, le quitaron todos sus documentos personales y demás pertenencias. De forma grosera insistieron en preguntarle cuales eran los líderes de la movilización,  ante lo cual el señor Paneso explicó a las autoridades que en el Movimiento Ríos Vivos todos eran líderes porque son afectados por la hidroeléctrica.  La Policía Nacional lo señaló de ser miliciano de las FARC e insistió en que mencionara de donde era miliciano, además de afirmar que detrás del barequero había gente muy peligrosa.
Sorprende la afirmación de la Policía Nacional cuando le expresa al afectado por Hidroituango que no se podía meter con esa gente de EPM porque ellos eran los encargados de Todo lo de EPM.
La Policía Nacional amenazó al minero expresándole que no se volviera a aparecer por la zona porque lo golpearían, que no se metiera con esa gente de EPM porque ellos eran los encargados de “Todo lo de EPM”, además le dijeron que lo meterían a la cárcel, si seguía participando en ese tipo de manifestaciones. Los agentes por último le dijeron   que de continuar así (protestando) “ustedes son los que van a perder”
Héctor Javier al verificar sus pertenencias observó que después de los hechos ocurridos le faltaban $260.000. Por todo lo anterior, se procedió a denunciar este hecho ante las autoridades correspondientes y a informar a la comunidad en general. Estos hechos vulneran el derecho a la protesta, a la libre asociación y a la defensa y exigencia del respeto a los derechos humanos.
Este episodio de estigmatización y persecución a los afectados por Hidroituango tiene otros antecedentes:
Antecedentes:
El 20 de enero de 2013 se realizó en El Valle de Toledo una Asamblea del Movimiento Ríos Vivos en las horas de la tarde.  El barequero se encontraba tomando fotos a la Asamblea y observó como hombres de la Policía Nacional hacían esto mismo especialmente a quienes hacían uso de la palabra. Héctor Javier dirigió su cámara a los agentes de policía y estos se acercaron de inmediato a requisarlo.  Le expresaron que no podía tomarles fotos, y al preguntarles sobre por qué ellos si registraban a los asistentes a la reunión, contestaron que era permitido por la ley que la Policía tomara fotos a quien quisiera.
Otros hechos:
En los días siguientes a la movilización este comportamiento por parte de la Policía Nacional recientemente instalada en El Valle de Toledo se sigue presentando, a los transeúntes se les realizan preguntas sobre las próximas movilizaciones y protestas en contra de Hidroituango
El Comando de Policía se instalo exactamente en el sitio elegido por dos protestas anteriores.  La primera realizada por más de 700 personas pertenecientes al Movimiento Ríos Vivos y la segunda por alrededor de 2.000 pertenecientes a la Asociación de Campesinos de Ituango entendemos esto como una respuesta guerrerista a la protesta pacífica que se da en el norte de Antioquia.
La respectiva queja se realizó el día de hoy 4 de febrero de 2013 ante la personería municipal deItuango
Ante esta situación, alertamos a la comunidad en general e instituciones de control, sobre la necesidad de dar garantías a las protestas ciudadanas que se adelantan por los impactos de la represa Hidroituango. Muchos campesinos, barequeros,  arrieros y demás se han quedado sin trabajo, por ende, sin acceso a educación, alimentos suficientes, por eso protestamos, porque somos parte de la historia y presente de esta región. Muchos han quedado por fuera del CENSO y hasta ahora no nos han escuchado ni creado mecanismos para incluirnos.
Exigimos respeto a nuestros derechos y formas de vida. No nos oponemos al Desarrollo de la Región, nos oponemos a que nos dejen sin tierra, trabajo, educación y a que privaticen nuestro río.

¡Arriba lo mío, queremos el río!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

EL INFATIGABLE CANTO DEL CIRIRÍ / A Doña Fabiola Lalinde

Por Orlando Arroyave Á. Doña Fabiola Lalinde durante la grabación de Amarillo. Fotografía: Diego Delgado  Cristianía es un resguardo indígena entre montañas andinas deforestadas por cultivos pequeños de pan coger. En los días de lluvia, las nubes bajan por las montañas, cubriendo de neblina, agua fría y barro ocre la estrecha carretera que comunica a dos ciudades del suroeste antioqueño, Andes y Jardín, en la selva montañosa del noroccidente de Colombia. Este caserío indígena se encuentra entre estas dos ciudades, en una pequeña explanada, a un lado de una carretera serpenteante y estrecha. Lo conforman casas de madera con techos de zinc, que se extienden en forma irregular sin más lógica que edificar y dar cobijo, evitando el barro resbaloso  que amenaza siempre cualquier firmeza del mundo. Una mujer de pelo blanco, de impermeable y paraguas, trata de percibir las huellas del martirio de su hijo en la mañana, ya que en la noche una tormenta oscureció el caserío. Al ll

Víctimas de crímenes de Estado en contra del negacionismo

Los días 5 y 6 de marzo de 2020, se reunieron en el Centro Distrital de Memoria Paz y Reconciliación de la ciudad de Bogotá familiares de víctimas de crímenes de Estado y organizaciones acompañantes articuladas en el Movimiento Nacional de Víctimas de Crimines de Estado – MOVICE –, con el fin de realizar su asamblea nacional anual en la cual crearon rutas de acción para incidir ante el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de No Repetición y otras instancias en la lucha por la memoria, contra la impunidad y el negacionismo de crímenes de Estado. Esta asamblea fue también un homenaje a la vida de Rogelio Martínez Mercado, líder campesino que representaba a cincuenta familias en el proceso de reclamación y recuperación de la propiedad conocida como “La Alemania”, que les fue despojada en el año 2000 y convertida en una base paramilitar bajo el mando de Rodrigo Peluffo Mercado, alias “Cadena”. Por este proceso de reclamación fue asesinado Rogelio Ma

Nueve años después Condenan a la Nación por el asesinato de Jhonny Silva a manos de la Policía

Jhonny Silva Por: radiomacondo El Tribunal Administrativo del Valle condenó a la nación, al ministerio de defensa y a la Policía Nacional por la muerte de Jhonny Silva, el estudiante de la Universidad del Valle asesinado por un escuadrón del ESMAD. La justicia consideró que la muerte de Jhonny Silva fue una ejecución extrajudicial, el fallo ordena indemnizar a la familia con 150 salarios legales mínimos vigentes, lo que fue considerado por la familia como una burla ya que ninguna suma puede reponer la perdida y tampoco puede borrar los años de sufrimientos y la revictimización a la que fueron sometidos ya que tuvieron que acudir a la justicia internacional frente a la lentitud del proceso y la falta de imparcialidad por parte de la fiscalía colombiana. Según el abogado del caso, Jorge Molano los 9 años de impunidad que cumple el crimen, no han sido por falta de pruebas sino por la manera perversa en que ha actuado la Fiscalía. “Cuatro meses después de la muerte d