Ir al contenido principal

Ana Fabricia Córdoba / EN SU MEMORIA / Memoria Fotográfica

"El día 7 de junio de 2011, ANA FABRICIA CÓRDOBA fue asesinada cuando se movilizaba en un bus de la ruta Santa Cruz, por un hombre que le disparó en la cabeza con un arma con silenciador".

Durante el Evento de Memoria Escarbando la Verdad, Desenterrando la Justiica. Comuna 13 de Medellín , Mayo 21de 2011 Fotográfia : Diego Delgado


CON DOLOR EN EL ALMA TENEMOS QUE REPRODUCIR, DE NUEVO, TRISTES NOTICIAS SOBRE LA SUERTE DE SERES DIGNOS QUE SE RESISTEN AL SILENCIO Y A LA MENTIRA. LA ÚLTIMA VEZ QUE VIMOS A ANA FABRICIA FUE ENCARAMÁNDOSE POR LAS LOMAS DE LA COMUNA 13 DE MEDELLÍN PARA ACOMPAÑAR A LAS MADRES DE LOS DESAPARECIDOS EN SUS EXIGENCIAS DE JUSTICIA Y VERDAD, ESO FUE HACE QUINCE DÍAS. ELLA, COMO MUCHAS OTRAS MUJERES EN ESTE PAÍS, SE ATREVIÓ A DESAFIAR EL MACABRO DESTINO QUE NOS PROPONEN. LA SACARON DE SU TIERRA, FUE ENCARCELADA EN LA CIUDAD, SEÑALADA Y PERSEGUIDA, LE MATARON A SU HIJO JONATHAN Y EL MARTES LE DISPARARON EN LA CABEZA CON UN SILENCIADOR. ELLA SIEMPRE LO DIJO, EL DOLOR LA VOLVIÓ FUERTE Y NUNCA SINTIÓ TEMOR PARA DECIR LO QUE SENTÍA, LO QUE VEÍA, LO QUE VIVÍA. NO LOGRARÁN ACALLAR SUS RECLAMOS, JAMÁS VAMOS A OLVIDAR SUS PALABRAS Y SU HISTORIA. SEGUIREMOS HACIENDO MEMORIA, EN SU HOMENAJE, PARA QUE NO NOS SIGA GOBERNANDO LA AMNESIA, PARA QUE NO NOS ARREBATEN EL ALIENTO, PARA QUE NO NOS CONDENEN AL OLVIDO.

Aquí estoy para vivir
mientras el alma me suene,
y aquí estoy para morir,
cuando la hora me llegue,
en los veneros del pueblo
desde ahora y desde siempre.
Varios tragos es la vida
y un solo trago es la muerte.


Miguel Hernández.

Familiares de lider comunal asesinada ayer acusan a policías de estar implicados

La cruz de Ana Fabricia - Elespectador

"Ya descubrí quiénes son mis enemigos", dijo Ana Fabricia


A Ana Fabricia Córdoba la persiguió la violencia

Escarbando LA VERDAD / Desenterrando LA JUSTICIA - Medellín, Comuna 13

8 de marzo en Medellín / 2009

Miniatura

Fotografía tomada durante el evento de memoria  Escarbando la Verdad, Desenterrando la Justicia, Comuna 13 Medellín. Mayo 21 de 2011. /Fotografía Diego Delgado.

 

A pesar de una realidad maquillada mediáticamente que nos dice que aquí ya no pasa nada hoy nos toca volver a llorar. Esta vez, es por una mujer negra, de extracción popular, que sufrió en vida en carne propia de los rigores de la guerra.
Hoy nos toca volver a llorar, más que por la pariente oriunda del Chocó, por una valiente que se sobrepuso al desplazamiento del que fuera víctima en 2001, tras la pérdida de su esposo y algunos de sus hijos en la Urabá violenta de las épocas en que el Ex Presidente Alvaro Uribe Vélez fue gobernador en Antioquia y en la que se pavoneaban impunemente los paramilitares, arropados en la legalidad que les daba las Convivir.
Hoy nos toca llorar por ANA FABRICIA CÓRDOBA CABRERA una madre que, a pesar de haber perdido recientemente a su joven hijo Jonathan Arley Ospina Córdoba en un extraño incidente con la Policía, no le temblaba la voz para exigir desde el barrio La Cruz en las comunas Nororientales de Medellín, respeto y dignidad para las mujeres cuya situación les obliga a medigar alimentos en las plazas de mercado de la ciudad para alimentar a los suyos.
Lloramos porque nos duele la muerte de una lidereza de Poder Ciudadano en Medellín que no temía a las amenazas. Hemos perdido a una excepcional mujer cuyos desvelos eran en favor de la comunidad desde Latepaz, la organización comunitaria que fundó para trabajar por el mejoramiento de la calidad de vida de los y las desplazados y demás víctimas de la violencia invisibilizada, en una ciudad que es todo, menos equitativa y humana.
Nos entristece la partida temprana y violenta de ANA FABRICIA, porque recuerda que no estamos a salvo ni siquiera en el anonimato de un bus urbano; porque rememora la necesidad de acabar el conflicto en el que vivimos; porque demuestra lo poco que sirve denunciar ante la Vicepresidencia de la República y el Ministerio del Interior lo que aún sucede en las calles de barrios populares y, porque el luto en su memoria, nos lleva a exigir la conformación urgente del Comité Metropolitano de Derechos Humanos para implementar medidas de seguridad para los y las líderes que participan en los procesos de reclamación de tierras en la ciudad de Medellín, en el departamento de Antioquia y en Colombia.
Hoy en medio del llanto, solicitamos a la sociedad un grito de condena, y a quienes ejercen puestos de autoridad una rápida investigación y una justa sanción de este asesinato, al tiempo de que sean fortalecidos los programas de protección de los líderes amenazados en todo el territorio nacional.
Descanso en su tumba para ANA FABRICIA CÓRDOBA, y jamás olvido a quienes han ofrendado su vida por la reconciliación y la paz.

VISITA LA GALERIA COMPLETADE LA DESPEDIDA DE ANA FABRICIA CÓRDOBA  EN
www.documentalamarillo.co.cc

Durante la Despedida de Ana Fabricia Córdoba / Foto: Diego Delgado


Durante la Despedida a Ana Fabricia Córdoba / foto: Diego Delgado




 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

EL INFATIGABLE CANTO DEL CIRIRÍ / A Doña Fabiola Lalinde

Por Orlando Arroyave Á. Doña Fabiola Lalinde durante la grabación de Amarillo. Fotografía: Diego Delgado  Cristianía es un resguardo indígena entre montañas andinas deforestadas por cultivos pequeños de pan coger. En los días de lluvia, las nubes bajan por las montañas, cubriendo de neblina, agua fría y barro ocre la estrecha carretera que comunica a dos ciudades del suroeste antioqueño, Andes y Jardín, en la selva montañosa del noroccidente de Colombia. Este caserío indígena se encuentra entre estas dos ciudades, en una pequeña explanada, a un lado de una carretera serpenteante y estrecha. Lo conforman casas de madera con techos de zinc, que se extienden en forma irregular sin más lógica que edificar y dar cobijo, evitando el barro resbaloso  que amenaza siempre cualquier firmeza del mundo. Una mujer de pelo blanco, de impermeable y paraguas, trata de percibir las huellas del martirio de su hijo en la mañana, ya que en la noche una tormenta oscureció el caserío. Al ll

Víctimas de crímenes de Estado en contra del negacionismo

Los días 5 y 6 de marzo de 2020, se reunieron en el Centro Distrital de Memoria Paz y Reconciliación de la ciudad de Bogotá familiares de víctimas de crímenes de Estado y organizaciones acompañantes articuladas en el Movimiento Nacional de Víctimas de Crimines de Estado – MOVICE –, con el fin de realizar su asamblea nacional anual en la cual crearon rutas de acción para incidir ante el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de No Repetición y otras instancias en la lucha por la memoria, contra la impunidad y el negacionismo de crímenes de Estado. Esta asamblea fue también un homenaje a la vida de Rogelio Martínez Mercado, líder campesino que representaba a cincuenta familias en el proceso de reclamación y recuperación de la propiedad conocida como “La Alemania”, que les fue despojada en el año 2000 y convertida en una base paramilitar bajo el mando de Rodrigo Peluffo Mercado, alias “Cadena”. Por este proceso de reclamación fue asesinado Rogelio Ma

Nueve años después Condenan a la Nación por el asesinato de Jhonny Silva a manos de la Policía

Jhonny Silva Por: radiomacondo El Tribunal Administrativo del Valle condenó a la nación, al ministerio de defensa y a la Policía Nacional por la muerte de Jhonny Silva, el estudiante de la Universidad del Valle asesinado por un escuadrón del ESMAD. La justicia consideró que la muerte de Jhonny Silva fue una ejecución extrajudicial, el fallo ordena indemnizar a la familia con 150 salarios legales mínimos vigentes, lo que fue considerado por la familia como una burla ya que ninguna suma puede reponer la perdida y tampoco puede borrar los años de sufrimientos y la revictimización a la que fueron sometidos ya que tuvieron que acudir a la justicia internacional frente a la lentitud del proceso y la falta de imparcialidad por parte de la fiscalía colombiana. Según el abogado del caso, Jorge Molano los 9 años de impunidad que cumple el crimen, no han sido por falta de pruebas sino por la manera perversa en que ha actuado la Fiscalía. “Cuatro meses después de la muerte d