Ir al contenido principal

preciso para estos días de histeria colectiva.

Los campesinos y los pájaros podrán ahora dormir sin zozobra. El hombre que erraba por las montañas como un condenado, ya no existe. (...) ¿Estoy contento de que lo hayan matado? Sí. Y también estoy muy triste. (...) Yo pregunto sobre su tumba cavada en la montaña: ¿no habrá manera de que Colombia, en vez de matar a sus hijos, los haga dignos de vivir? Si Colombia no puede responder a esta pregunta, entonces profetizo una desgracia: Desquite resucitará, y la tierra se volverá a regar de sangre, dolor y lágrimas.
Gonzalo Arango (1966)



Otraparte, septiembre 23 de 2010
Archivo “Boletín de Otraparte”
Boletín N° 95 - Septiembre 23 de 2010
Elegía a “Desquite”
Fotografía de Gonzalo Arango por Nereo López
* * *
Elegía a “Desquite”
Sí, nada más que una rosa, pero de sangre. Y bien roja como a él le gustaba: roja, liberal y asesina. Porque él era un malhechor, un poeta de la muerte. Hacía del crimen una de las más bellas artes. Mataba, se desquitaba, lo mataron. Se llamaba “Desquite”. De tanto huir había olvidado su verdadero nombre. O de tanto matar había terminado por odiarlo.
Lo mataron porque era un bandido y tenía que morir. Merecía morir sin duda, pero no más que los bandidos del poder.
Al ver en los diarios su cadáver acribillado, uno descubría en su rostro cierta decencia, una autenticidad, la del perfecto bandido: flaco, nervioso, alucinado, un místico del terror. O sea, la dignidad de un bandolero que no quería ser sino eso: bandolero. Pero lo era con toda el alma, con toda la ferocidad de su alma enigmática, de su satanismo devastador.
Con un ideal, esa fuerza tenebrosa invertida en el crimen, se habría podido encarnar en un líder al estilo Bolívar, Zapata, o Fidel Castro.
Sin ningún ideal, no pudo ser sino un asesino que mataba por matar. Pero este bandido tenía cara de no serlo. Quiero decir, había un hálito de pulcritud en su cadáver, de limpieza. No dudo que tal vez bajo otro cielo que no fuera el siniestro ciclo de su patria, este bandolero habría podido ser un misionero, o un auténtico revolucionario.
Siempre me pareció trágico el destino de ciertos hombres que equivocaron su camino, que perdieron la posibilidad de dirigir la Historia, o su propio Destino.
“Desquite” era uno de esos: era uno de los colombianos que más valía: 160 mil pesos. Otros no se venden tan caro, se entregan por un voto. “Desquite” no se vendió. Lo que valía lo pagaron después de muerto, al delator. Esa fiera no cabía en ninguna jaula. Su odio era irracional, ateo, fiero, y como una fiera tenía que morir: acorralado.
Aún después de muerto, los soldados temieron acercársele por miedo a su fantasma. Su leyenda roja lo había hecho temible, invencible.
No me interesa la versión que de este hombre dieron los comandos militares. Lo que me interesa de él es la imagen que hay detrás del espejo, la que yacía oculta en el fondo oscuro y enigmático de su biología.
¿Quién era en verdad?
Su filosofía, por llamarla así, eran la violencia y la muerte. Me habría gustado preguntarle en qué escuela se la enseñaron. El habría dicho: Yo no tuve escuela, la aprendí en la violencia, a los 17 años. Allá hice mis primeras letras, mejor dicho, mis primeras armas.
Con razón... Se había hecho guerrillero siendo casi un niño. No para matar sino para que no lo mataran, para defender su derecho a vivir, que, en su tiempo, era la única causa que quedaba por defender en Colombia: la vida.
En adelante, este hombre, o mejor, este niño, no tendrá más ley que el asesinato. Su patria, su gobierno, lo despojan, lo vuelven asesino, le dan una sicología de asesino. Seguirá matando hasta el fin porque es lo único que sabe: matar para vivir (no vivir para matar). Sólo le enseñaron esta lección amarga y mortal, y la hará una filosofía aplicable a todos los actos de su existencia. El terror ha devenido su naturaleza, y todos sabemos que no es fácil luchar contra el Destino. El crimen fue su conocimiento, en adelante sólo podrá pensar en términos de sangre.
Yo, un poeta, en las mismas circunstancias de opresión, miseria, miedo y persecución, también habría sido bandolero. Creo que hoy me llamaría “General Exterminio”.
Por eso le hago esta elegía a “Desquite”, porque con las mismas posibilidades que yo tuve, él se habría podido llamar Gonzalo Arango, y ser un poeta con la dignidad que confiere Rimbaud a la poesía: la mano que maneja la pluma vale tanto como la que conduce el arado. Pero la vida es a veces asesina.
¿Estoy contento de que lo hayan matado?
Sí.
Y también estoy muy triste.
Porque vivió la vida que no merecía, porque vivió muriendo, errante y aterrado, despreciándolo todo y despreciándose a sí mismo, pues no hay crimen más grande que el desprecio a uno mismo.
Dentro de su extraña y delictiva filosofía, este hombre no reconocía más culpa, ni más remordimiento que el de dejarse matar por su enemigo: toda la sociedad.
¿Tendrá alguna relación con él aquello de que la libertad es el terror?
Un poco sí. Pero, ¿era culpable realmente? Sí, porque era libre de elegir el asesinato y lo eligió. Pero también era inocente en la medida en que el asesinato lo eligió a él.
Por eso, en uno de los ocho agujeros que abalearon el cuerpo del bandido, deposito mi rosa de sangre. Uno de esos disparos mató a un inocente que no tuvo la posibilidad de serlo. Los otros siete mataron al asesino que fue.
¿Qué le dirá a Dios este bandido?
Nada que Dios no sepa: que los hombres no matan porque nacieron asesinos, sino que son asesinos porque la sociedad en que nacieron les negó el derecho a ser hombres.
Menos mal que Desquite no irá al Infierno, pues él ya pagó sus culpas en el infierno sin esperanzas de su patria.
Pero tampoco irá al Cielo porque su ideal de salvación fue inhumano, y descargó sus odios eligiendo las víctimas entre inocentes.
Entonces, ¿adónde irá Desquite?
Pues a la tierra que manchó con su sangre y la de sus víctimas. La tierra, que no es vengativa, lo cubrirá de cieno, silencio y olvido.
Los campesinos y los pájaros podrán ahora dormir sin zozobra. El hombre que erraba por las montañas como un condenado, ya no existe.
Los soldados que lo mataron en cumplimiento del deber le capturaron su arma en cuya culata se leía una inscripción grabada con filo de puñal. Sólo decía: “Esta es mi vida”.
Nunca la vida fue tan mortal para un hombre.
Yo pregunto sobre su tumba cavada en la montaña: ¿no habrá manera de que Colombia, en vez de matar a sus hijos, los haga dignos de vivir?
Si Colombia no puede responder a esta pregunta, entonces profetizo una desgracia: Desquite resucitará, y la tierra se volverá a regar de sangre, dolor y lágrimas.
Fuente:
Arango, Gonzalo. “Elegía a ‘Desquite’”. Obra negra. Santa Fe de Bogotá, Plaza & Janés, primera edición en Colombia, abril de 1993, p.p.: 42 - 44. Publicado en Prosas para leer en la silla eléctrica (crónicas, ensayos, artículos), Bogotá, Editorial Iqueima, 1966.
* * *
* * *
* * *
Suscripción Boletín de Otraparte:
Si no desea recibir este boletín, por favor visite el siguiente enlace:

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Conversatorio visibilización sentencia absolutoria caso Mateo Gutiérrez

Luego de más de 20 meses de estar privado injustamente de la libertad, el joven estudiante de sociología de la Universidad Nacional de Colombia, Mateo Gutiérrez, fue absuelto por un juez de la república en noviembre del 2018 luego de considerar insuficientes las pruebas presentadas por la fiscalía General de la Nación las cuales supuestamente vincularían al estudiante con los atentados perpetrados en la ciudad de Bogotá entre abril de 2015 y enero de 2017. Según el togado, las pruebas no confirman la responsabilidad del estudiante en los hechos, por lo que emitió orden de libertad.
Ante la complejidad de este montaje judicial en contra del estudiante y las repercusiones que este tipo de casos tienen en la comunidad universitaria, sus maestros, familiares, acompañantes y compañeros de la Cátedra Sociedad Colombiana siglo XIX, de la facultad de Sociología de la Universidad Nacional de Colombia – sede Bogotá – invitan al conversatorio de socialización de la sentencia absolutoria, la cual …

Rechazamos asesinato del Director y Productor de cine, Mauricio Lezama.

El Equipo de Comunicaciones Documental Amarillo, rechaza el atentado donde fue asesinado del Director y Productor de cine, Mauricio Lezama y en el cual resulto herido Ricardo Llain en el Centro poblado del Corregimiento de la Esmeralda del Municipio de Arauquita en el departamento de Arauca mientras realizaban un casting para el cortometraje sobre la vida de la lideresa y sobreviviente del genocidio de estado contra la Unión Patriótica, señora Mayo Villareal.
Nos solidarizamos con la familia de Mauricio Lezama, la comunidad araucana y exigimos del Gobierno Nacional, celeridad en la investigación para el esclarecimiento de este asesinato.
A continuación compartimos el comunicado emitido por organizaciones sociales del departamento de Arauca que denuncian y rechazan este crimen en contra de la libertad de prensa, la verdad y la memoria.






EL COMITÉ PERMANENTE POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS CAPITULO ARAUCA, denuncia y rechaza ante los entes institucionales del orden Departamental y Na…

Algunas personas jamás nos dejan, son eternas / Nicolás Neira 14 años exigiendo verdad, justicia y el desmonte del ESMAD

El primero de mayo del año 2005, durante la movilización del día internacional del trabajo, fue asesinado en el centro de Bogotá, Nicolás David Neira Álvarez de 14 años de edad. El responsable, es el oficial Néstor Julio Rodríguez Rúa, perteneciente en ese entonces a la sección primera del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía Nacional de Colombia – ESMAD – comandado por el entonces Capitán Julio Cesar Torrijos Devia.
Altos mandos del ESMAD y de la Policía Nacional  trataron de encubrir los hechos reuniendo a sus efectivos con el fin de unificar las versiones que entregarían ante las autoridades y acordaron decir que Nicolás, había caído de su propia altura y se había pegado con un bolardo en la cabeza; otros dijeron que producto de una estampida se había caído y esto habría causado su muerte. 




12 años después, es decir, el 23 de abril del año 2017, el entonces Capitán Julio Cesar Torrijos Devia, acudió a la Fiscalía General de la Nación y manifestó que él había encubierto el hom…

La constante revictimización a los familiares de los desaparecidos de la Comuna 13 de Medellín

Durante los días 17 y 18 de julio de 2019 se llevó a cabo en las instalaciones del palacio de justicia de Medellín, la primer audiencia pública sobre personas dadas por desaparecidas en la comuna 13. La audiencia fue solicitada a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) por el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado MOVICE y siete familiares de desaparecidos quienes solicitaron se tomen medidas cautelares sobre 16 lugares del país donde se presume estarían inhumados de manera irregular los restos de personas dadas por desaparecidas en el marco del conflicto armado.
En desarrollo de la audiencia, la Magistratura solicitó a la Gobernación de Antioquia, la Alcaldía de Medellín y la Fiscalía General de la Nación información relevantesobre el avance en las investigaciones y trabajos realizados para preservar los lugares de la “Escombrera” y la “Arenera”, donde se deduce se encuentran los restos mortales de personas desaparecidas en el marco de los operativos militares del añ…

EL INFATIGABLE CANTO DEL CIRIRÍ / A Doña Fabiola Lalinde

Por Orlando Arroyave Á.


Doña Fabiola Lalinde durante la grabación de Amarillo. Fotografía: Diego Delgado 
Cristianía es un resguardo indígena entre montañas andinas deforestadas por cultivos pequeños de pan coger. En los días de lluvia, las nubes bajan por las montañas, cubriendo de neblina, agua fría y barro ocre la estrecha carretera que comunica a dos ciudades del suroeste antioqueño, Andes y Jardín, en la selva montañosa del noroccidente de Colombia.
Este caserío indígena se encuentra entre estas dos ciudades, en una pequeña explanada, a un lado de una carretera serpenteante y estrecha. Lo conforman casas de madera con techos de zinc, que se extienden en forma irregular sin más lógica que edificar y dar cobijo, evitando el barro resbaloso  que amenaza siempre cualquier firmeza del mundo.
Una mujer de pelo blanco, de impermeable y paraguas, trata de percibir las huellas del martirio de su hijo en la mañana, ya que en la noche una tormenta oscureció el caserío. Al llegar en la noche, c…

Sobre la masacre de Mapiripán / Solidaridad con el CCAJAR.

Comunicado a la opinión pública

El Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo” -CCAJAR-, en relación a la información de prensa relativa a supuestos hechos revelados en el día de ayer, en el marco de una audiencia del procedimiento de “Justicia y Paz”, sobre la “Masacre de Mapiripán”, se permite poner en conocimiento de la opinión pública que:En el marco de su labor de defensa de los derechos humanos, apoderó a nivel nacional e internacional a cinco grupos de personas que se identificaron como familiares de víctimas de ejecuciones extrajudiciales, desaparición forzada y desplazamiento forzado en los hechos ocurridos entre el 15 y 20 de julio de 1997, conocidos como la Masacre de Mapiripán. Entre las víctimas apoderadas se encuentra la señora Mariela Contreras y su familia, quien fue reconocida igualmente como víctima en las instancias nacionales, con posterioridad a que rindiera declaración ante la Fiscalía General de la Nación.

CONMEMORACIÓN MASACRE DE SEGOVIA.

“ese día no había un soldado, no había policía en el parque de Segovia, eso fue muy extraño. Incluso, nos dimos cuenta después, que el escolta policía de la alcaldesa Rita Tobón, ese día no se lo mandaron a ella. Me gustaría que hubiera esclarecimiento de esa masacre y que fueran castigados los culpables. Es vergonzoso para el mundo y para este país, que se masacre un partido, después de la masacre de Segovia, masacran a la Unión Patriótica y la desaparecieron”. Testimonio.
 foto:  Jesus Abad Colorado.
 En horas de la noche bajo la lluvia, en Segovia Antioquia un grupo de paramilitares,  llenó  de sangre, horror y dolor lo que sería una tranquila noche de viernes un 11 de noviembre de 1988, los asesinos llegaron al  pueblo  e irrumpieron la tranquilidad que se viviva  en el parque principal  , es allí, en aquel lugar donde  comenzó lo que sería una vida  llena de temor, de muerte,  de locura humana por el poder, de delirios maquiavélicos  de los gobernantes que siempre se escudan en la …

Contra la brutalidad policial - Por el desmonte del ESMAD - Medellín, 24 de febrero de 2012

 Por el desmonte del ESMAD

Grupos, colectivos e individuos de la ciudad de Medellín, Colombia, se encuentran para sumar sus expresiones musicales, artísticas y denunciar los abusos del Escuadrón Móvil Antidisturbios ESMAD, exigir su desmonte y hacer memoria de los jóvenes asesinados por este pelotón de la muerte (Escuadrón Móvil de Asesinos por Dinero).
SIMÓN ANDRÉS TORRES Siempre en nuestra memoria.

Al igual que el pasado viernes 13 de abril, aún trato de esclarecer una muerte que quizás ha quedado en el olvido. Entre la madrugada del viernes 13 y sábado 14, en el año 2007, la vida de un compañero, Simón Andrés Torres, se perdió a sus quince años de edad. Los hechos no son muy claros y la distorsión que rodeó este acontecimiento marcó un crimen que impune, año tras año, memoramos. Con la llegada del grupo narcosis a Medellín, en el barrio El Poblado, y ante la falta de organización por parte de los promotores del evento, empezaron a producirse disturbios y riñas que, en defensa de las fu…

Video Karmatarrua Tierra Pringamosa

FOTOGRAFÍAS REALIZADAS  DURANTE LA GRABACIÓN DEL  VIDEO "KARMATARUA  TIERRA PRINGAMOSA"  EN EL RESGUARDO INDÍGENA EMBERÁ CHAMÍDE CRISTIANIA ANTIOQUIA. PRODUCIDO POR LA ASOSIACION DE ENTIDADES CULTURALES DE MEDELLÍN ASENCUNTURA Dirección: Viviana Villa.. Fotos: Diego Delgado.

Homenaje a Eduardo Umaña Mendoza

El Equipo de Comunicaciones Documental Amarillo acompaña las acciones de memoria emprendidas por la Asociación Red de Defensores y Defensoras de Derechos Humanos dhColombia, en este sentido realizamos el presente video el cual rinde homenaje al legado del abogado y defensor de Derechos Humanos Eduardo Umaña Mendoza asesinado hace 18 años, y a todas y todos los defensores de Derechos Humanos quienes diariamente se enfrentan a la persecución, la estigmatización, la desaparición forzada y al asesinato por su lucha contra la impunidad.



Dos dieciochos
Por: Camilo Eduardo Umaña H.
El día que asesinaron a mi padre era un sábado. Mi mamá lo había dejado en la oficina donde constantemente lo apoyaba. Estaba reunido con un hombre, un tipo que no le quiso dar la cara al saludarla pero que ella miró fijamente. Se quedó con una corazonada pero salió a buscarme. Yo estaba en clase de inglés. Me recogió antecitos del medio día. Nos devolvimos con destino a la oficina, pero mi mamá se desvió a recoger o…