Ir al contenido principal

No cesa la destrucción de vidas en nuestro territorio

No cesa la destrucción de vidas en nuestro territorio
 "... Olvida el Coronel Rojas que sus tropas constantemente patrullan esa zona y tienen un puesto de control a poca distancia de donde ocurrió el hecho? ¿Olvida también que la presencia de la tropa en nuestras veredas ha causado numerosos asesinatos y otros centenares de crímenes contra la vida y la libertad? ..."
A sólo cuatro días  de haber denunciado el homicidio intencional de Álvaro Montoya, Presidente de la Junta de Acción Comunal del caserío de San José de Apartadó, tenemos que denunciar nuevamente ante el país y el mundo un nuevo homicidio perpetrado al parecer por integrantes de las FARC:

  • El lunes 16 de agosto de 2010, hacia las 12:00 horas, hombres con trajes de camuflado y armas largas, identificados como integrantes de las FARC, llegaron a la  vivienda de NELLY VARGAS, de 32 años, en la vereda Mulatos-Cabecera, la sacaron de su casa y se la llevaron a un lugar distante unos diez minutos, donde la asesinaron. Tanto los padres de Nelly como sus primos son miembros de nuestra Comunidad de Paz. Ella deja tres niños huérfanos de 12, 7 y 2 años, a los cuales nuestra Comunidad les brindará espacios de supervivencia y acogida.

  • El martes 17 de agosto de 2010, en horas de la mañana, el Coronel Germán Rojas, comandante del Batallón Voltígeros, de la Brigada XVII, le atribuyó a nuestra Comunidad de Paz la responsabilidad por los hechos registrados, afirmando que, al no permitir la presencia de la fuerza pública, somos responsables de esos hechos. Ya antes había dicho que Álvaro Montoya había sido asesinado al frente de nuestro asentamiento de San Josesito; luego dijo que el hecho había ocurrido a 50 metros del mismo y que la ausencia de tropa en el lugar fue lo que lo hizo posible. ¿Olvida el Coronel Rojas que sus tropas constantemente patrullan esa zona y tienen un puesto de control a poca distancia de donde ocurrió el hecho? ¿Olvida también que la presencia de la tropa en nuestras veredas ha causado numerosos asesinatos y otros centenares de crímenes contra la vida y la libertad?

Nuevamente la mentira, la difamación y la calumnia se ensañan contra nosotros y se sirven de los crímenes de otros actores para construir nuevos chantajes y amenazas. Nuevamente nos extraña e indigna que los superiores jerárquicos del Coronel Rojas le permitan perpetrar toda suerte de infamias contra nosotros sin sancionarlo y que los órganos de control del Estado lo inmunicen con una escandalosa impunidad.

Nuestra Comunidad condena el homicidio intencional de que fue víctima NELLY, y renueva su llamado a la insurgencia para que no utilice métodos vedados por las normas humanitarias que rigen los conflictos armados en cualquier parte del mundo.

Comunidad de Paz de San José de Apartadó
Agosto 17 de 2010



--
Comunidad de Paz de San José de Apartadó
http://www.cdpsanjose.org

Comentarios

Entradas más populares de este blog

EL INFATIGABLE CANTO DEL CIRIRÍ / A Doña Fabiola Lalinde

Por Orlando Arroyave Á. Doña Fabiola Lalinde durante la grabación de Amarillo. Fotografía: Diego Delgado  Cristianía es un resguardo indígena entre montañas andinas deforestadas por cultivos pequeños de pan coger. En los días de lluvia, las nubes bajan por las montañas, cubriendo de neblina, agua fría y barro ocre la estrecha carretera que comunica a dos ciudades del suroeste antioqueño, Andes y Jardín, en la selva montañosa del noroccidente de Colombia. Este caserío indígena se encuentra entre estas dos ciudades, en una pequeña explanada, a un lado de una carretera serpenteante y estrecha. Lo conforman casas de madera con techos de zinc, que se extienden en forma irregular sin más lógica que edificar y dar cobijo, evitando el barro resbaloso  que amenaza siempre cualquier firmeza del mundo. Una mujer de pelo blanco, de impermeable y paraguas, trata de percibir las huellas del martirio de su hijo en la mañana, ya que en la noche una tormenta oscureció el caserío. Al ll

Autodefensas Gaitanistas de Colombia asesinan a mujer embarazada en Peque Antioquia y se agrava el desplazamiento forzado en la región

  Foto: Twitter Proceso Social de Garantías  En el municipio de Peque – Antioquia - desde hace varios días se han venido presentando enfrentamientos entre disidencias de las FARC y las denominadas Autodefensas Gaitanistas de Colombia -AGC – en sus zonas rurales, esta situación ha generado miedo y zozobra entre las comunidades campesinas. El pasado domingo 21 de febrero de 2021 luego de los enfrentamientos un civil fue herido quien fue atendida y se le presto la debida atención. El día 25 de febrero de 2021, se presentaron nuevamente enfrentamientos en zona rural entre las veredas Renegado Valle y Nueva Granada, de acuerdo con los habitantes de la región las Autodefensas Gaitanistas de Colombia habrían asesinado a una mujer la cual se encontraba en estado de embarazo, esta situación ha generado confinamiento en algunas veredas al igual que desplazamientos forzados. Organizaciones de derechos humanos como el Proceso Social de Garantidas de Antioquia, hace un llamado al gobierno naciona

Nueve años después Condenan a la Nación por el asesinato de Jhonny Silva a manos de la Policía

Jhonny Silva Por: radiomacondo El Tribunal Administrativo del Valle condenó a la nación, al ministerio de defensa y a la Policía Nacional por la muerte de Jhonny Silva, el estudiante de la Universidad del Valle asesinado por un escuadrón del ESMAD. La justicia consideró que la muerte de Jhonny Silva fue una ejecución extrajudicial, el fallo ordena indemnizar a la familia con 150 salarios legales mínimos vigentes, lo que fue considerado por la familia como una burla ya que ninguna suma puede reponer la perdida y tampoco puede borrar los años de sufrimientos y la revictimización a la que fueron sometidos ya que tuvieron que acudir a la justicia internacional frente a la lentitud del proceso y la falta de imparcialidad por parte de la fiscalía colombiana. Según el abogado del caso, Jorge Molano los 9 años de impunidad que cumple el crimen, no han sido por falta de pruebas sino por la manera perversa en que ha actuado la Fiscalía. “Cuatro meses después de la muerte d