Ir al contenido principal

MASACRES CONTADAS POR MUJERES.







Una recopilación de testimonios hecha por la ong Codhes logra reconstruir la manera cómo varias mujeres sobrevivieron las masacres de Chengue, en Sucre y de El Tigre, en Putumayo. También cuenta cómo fueron abusadas por los paramilitares.


Una de las mujeres sobrevivientes de la masacre de Chengue. Foto: León Darío Peláez - SEMANA.


Una investigación realizada por la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento, Codhes, logró que mujeres sobrevivientes de dos masacres, una en Putumayo y otra en Sucre, contaran lo que le sucedió a sus pueblos y cómo fueron víctimas de abusos por parte de los paramilitares.

Una fue la ocurrida el 9 de enero de 1999, cuando 150 paramilitares al mando de Antonio Londoño Jaramillo, alias ‘Rafa Putumayo’ entraron a El Tigre, corregimiento de La Hormiga en el bajo Putumayo. Los sobrevivientes recuerdan que oficialmente las personas asesinadas fueron 26, mientras que se hablaba de 14 desaparecidos. Extraoficialmente algunos pobladores hablan de que los 'paras' degollaron a 300 entre descuartizados arrojados al río Guamués y otros enterrados en fosas comunes.

La otra ocurrió dos años después en Sucre, al otro extremo del país, 80 hombres del Bloque Héroes de los Montes de María entraron en la madrugada del 17 de enero de 2001 a Chengue, un corregimiento de Ovejas. Allí asesinaron a 27 personas, con cuchillos, machetes y garrotes de hierro.

Hasta ahora los relatos que existían sobre estas dos masacres eran desgarradores, crudos, pero aún no se había hecho una versión con base en el testimonio de las mujeres que padecieron y sobrevivieron estos hechos. Alejandra Azuero, autora del informe que publicará Codhes en los próximos días, le dijo a VerdadAbierta.com que “los ataques fueron contra los hombres, las mujeres sobrevivieron. Es por eso que ellas son esenciales para reconstruir la memoria, son las que lo vieron todo, las que se quedaron cuando los paramilitares se fueron. Necesitamos escuchar las mujeres”.

Los testimonios, que se recogieron en entrevistas colectivas con cerca de 50 mujeres, muestran además que los paramilitares abusaron sexualmente de las mujeres en Chengue y en El Tigre, lo que no ha salido a flote ni en las versiones libres entregadas por los ‘paras’ ni en los informes judiciales.

VerdadAbierta.com reconstruye cómo fueron estas masacres a partir de los testimonios de “Las sobrevivientes cuentan”.

Chengue: “Me hicieron de todo”
A finales de enero de 2001 Chengue todavía estaba celebrando las corralejas y las fiestas de principio de año. Muchos jóvenes se despedían de sus familia para regresar al colegio en Ovejas o Sincelejo. Los habitantes del pueblo vivían esos días con cierta despreocupación, a pesar de los rumores que los ‘paras’ iban a entrar.

A las 3 de la mañana del 17 de enero de 2001, Enrique Bánquez Martínez, alias ‘Juancho Dique’ y 80 paramilitares irrumpieron en el corregimiento. Lo primero que recuerdan las mujeres fue los 'paras' cortaron la energía y hombres armados empezaron a romper las puertas de las casas, gritando y amenazando.

Una de las mujeres entrevistadas le dijo a los investigadores de Codhes: “Vi tres tipos parados frente a mí, y vi las letras AUC. Ahí dije: Dios mío, estamos acabados". Los paramilitares entraron a las casas, tirando las puertas y sacando a los hombres para juntarlos en la plaza principal del pueblo. Los hombres de ‘Juancho Dique’ llevaron un computador en el que tenían los nombres de los presuntos colaboradores de la guerrilla.

Una sobreviviente asegura que lo que han dicho los paramilitares sobre esa lista es falso y que asesinaron a los hombres a mansalva. "Los ‘paras’ dicen que llevaron un computador. Pero yo no lo creo, sé que mataron a toda la gente que se llevaron, simplemente lo sé”. Otra añadió que “la historia que tenían una lista es falsa, mataron a todos los que encontraron. Los hombres que sobrevivieron fue porque huyeron al monte”.

El testimonio de otra sobreviviente muestra que la violencia fue ciega, sin selección y que en medio de la noche la violencia se tomó a Chengue: “No mataron a más gente porque la gente se escapó, se escaparon gracias a mí, hice escándalo y grité, hasta los que estaban matando me escucharon. Si hubieran encontrado 100 hombres, habrían matado a 100 hombres”.

Muchas mujeres alcanzaron a esconderse debajo de sus camas en silencio. Cuentan que podían escuchar en la distancia los golpes secos de los garrotazos y los gemidos de los hombres que estaban siendo masacrados.

Varios ‘paras’ del Bloque Héroes de los Montes de María aprovecharon para tratar de abusar de las mujeres. Una de ellas recuerda: “Muchos hombres armados entraron a la casa, tiraron la puerta. No me podía mover porque me caí ocho días antes, estaba paralizada. Me tranquiaron (violaron) todos y me pegaron contra el suelo. Me desmayé”.

Otra mujer le contó a las investigadoras de Codhes que los ‘paras’ “entraron donde una familiar y le dijeron que si no les decía donde estaba su marido, la iban a matar. Ahí uno de ellos dijo 'cázala' (viólala)”.

Sin embargo, muchas mujeres prefirieron salir de sus casas y “frentear los paracos” para proteger a los hombres, en una forma desesperada para salvar a sus hijos, maridos y vecinos. Una de ellas contó: “Me dijeron: 'estás muerta perra'. Les dije, bueno, pero si me matan, dejan a mi hijo vivo, él es inocente”. Otra recordó: “nunca pensé que me dejarían viva (...). Tenía a mis hijos en los brazos, lo agarré con tanta fuerza que pienso que si me hubieran matado, también los hubieran matado”.

Cuando se hizo de día los ‘paras’ les ordenaron a todas las mujeres entrar a sus casa mientras se iban. Todos los hombres que no alcanzaron a huir al monte fueron asesinados. Cuando ya ‘Juancho Dique’ y sus hombres estaban fuera de Chengue, las mujeres fueron las primeras que descubrieron la terrible escenas del crimen.

Una sobreviviente cuenta: “A las seis y media, cuando ya se estaba poniendo de día, los ‘paras’ nos mandaron a todas a las casas mientras se iban. Apenas los dejamos de escuchar, salimos a ver que había pasado”. El grupo de mujeres se fue a la calle, donde los paramilitares asesinaron a garrotazos y machete a 27 personas. Una de ellas recordó: “Encontramos los cuerpos en charcos de sangre y el equipo de sonido a todo volumen, para que la guerrilla no se diera cuenta que estaban matando gente”.

Tigre: “Eso fue horrible”
El 9 de enero El Tigre seguía celebrando el año nuevo. Los habitantes se alistaban para el día de mercado. El pueblo, que está a orillas del río Guamuez, era próspero, los bares proliferaban a lo largo de la calle principal, habían hoteles, comercios y mucha gente de Huila y Nariño que iban a raspar coca.

A las 11 de la noche, en plena noche, 80 paramilitares del Bloque Sur del Putumayo de las Auc llegaron al pueblo en varias camionetas de platón blancas. Lo primero que hicieron fue bajarse y entrar a los bares. Sacaron a todo el mundo de ahí y los reunieron en la calle principal del pueblo.

En los hoteles los ‘paras’ entraron y despertaron los huéspedes, que salieron medio desnudos a la calle. Además se robaron los registros de los hoteles, por eso no se sabe exactamente a cuánta gente asesinaron esa noche.

En la calle principal de El Tigre la gente se apiñaba sobre la carretera de tierra. Una mujer contó: “Separaron a los hombres de las mujeres y cortaron la luz. Contaban los hombres y al tercero lo subían a las camionetas”. Otra añadió que los ‘paras’ “sólo se llevaron a los hombres. Los escogieron al azar, a viejos y jóvenes. Los ‘paras’ nos advirtieron: 'hoy venimos por los hombres, pero después volvemos por ustedes'”.

Mientras los paramilitares escogían a sus víctimas, las mujeres eran golpeadas y maltratadas en el piso. Una de ellas le dijo a las investigadoras: “Estábamos amontonadas en la calle. Los ‘paras’ decían: 'mire que mujeres tan bonitas. Estas cinco son para mi, estas tres para mi, siete para mi'. Empezaron a tocar las mujeres en el piso, lastimándonos, diciéndonos guerrilleras. No eso fue horrible, nos pateaban, nos pegaban con lo que tuvieran en la mano”.

Después de llenar las camionetas con los hombres de El Tigre, los paramilitares se los llevaron al puente que pasa sobre el río Guamuez. Las mujeres se quedaron sentadas en la calle, mirando al piso. Una sobreviviente le dijo a Codhes: “Cuando los ‘paras’ se fueron nos dijeron: 'ustedes se mueven en media hora, hay gente que los está vigilando'. Se fueron y quedamos como estatuas, entre varios muertos. Cuando la gente volvió, no sabían quiénes eran cadáveres y quiénes no, no nos movíamos. Parecíamos inútiles, entumecidos”.

El puente sobre el río Guamuez, de casi 50 metros de largo, fue el último sitio donde las camionetas de los ‘paras’ pararon. Ahí bajaron a los hombres detenidos, los acribillaron, los degollaron y los tiraron al río. Unos pocos lograron escaparse, saltando de los vehículos y huyendo al monte.

Una de las mujeres que sobrevivió el ataque de los paras recordó cuando fue al río: "Un hombre llegó y nos dijo que había ocho cuerpos en el puente. Yo fui por mi hijo. Cuando llegamos, había sangre por todo el puente, había muchachos en el río. Yo dije: ese es mi hijo, ese es mi hijo. Iba a saltar al agua y me dijeron que mi hijo estaba vivo, que logró saltar del platón de las camionetas y se escapó. Luegó lleno de sangre, no tenía camiseta, estaba descalzo. Cuando se escapó cayó sobre una mata llena de espinas. Se metió en la selva como una culebra, arrastrándose entre las espinas".

“Me escapé. Mamá, volví a nacer” me dijo. Nos abrazamos, todos lloraban, los hombres lloraban”.

Después de la masacre de 29 personas El Tigre se volvió un pueblo fantasma. En 2000, los ‘paras’ de ‘Rafa Putumayo’ volvieron al pueblo. Reunieron a los habitantes que quedaban y les dijeron que iban a quedarse. Empezaron a ocupar casas abandonadas y a instalarse donde la gente. Se quedaron hasta 2002, cuando las Farc atacaron el pueblo y asesinaron a 40 paramilitares.

En esos dos años, las mujeres reportaron numerosos casos de abusos, como una continuación de la masacre: “Se la llevaron de la discoteca desnuda, completamente desnuda. La mataron y dejaron un cuchillo en su vagina. La violaron, la masacraron, tenía heridas en los senos. La dejaron desnuda, como Dios la trajo al mundo. Era muy bonita, tenía 15 años”.

Una mujer que vivió el horror paramilitar en El Tigre todavía evoca: "Todos los días me acuerdo de la masacre y pienso: ¿Porqué no nos hicieron nada a nosotras, por qué sólo los hombres?”.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Conversatorio visibilización sentencia absolutoria caso Mateo Gutiérrez

Luego de más de 20 meses de estar privado injustamente de la libertad, el joven estudiante de sociología de la Universidad Nacional de Colombia, Mateo Gutiérrez, fue absuelto por un juez de la república en noviembre del 2018 luego de considerar insuficientes las pruebas presentadas por la fiscalía General de la Nación las cuales supuestamente vincularían al estudiante con los atentados perpetrados en la ciudad de Bogotá entre abril de 2015 y enero de 2017. Según el togado, las pruebas no confirman la responsabilidad del estudiante en los hechos, por lo que emitió orden de libertad.
Ante la complejidad de este montaje judicial en contra del estudiante y las repercusiones que este tipo de casos tienen en la comunidad universitaria, sus maestros, familiares, acompañantes y compañeros de la Cátedra Sociedad Colombiana siglo XIX, de la facultad de Sociología de la Universidad Nacional de Colombia – sede Bogotá – invitan al conversatorio de socialización de la sentencia absolutoria, la cual …

EL INFATIGABLE CANTO DEL CIRIRÍ / A Doña Fabiola Lalinde

Por Orlando Arroyave Á.


Doña Fabiola Lalinde durante la grabación de Amarillo. Fotografía: Diego Delgado 
Cristianía es un resguardo indígena entre montañas andinas deforestadas por cultivos pequeños de pan coger. En los días de lluvia, las nubes bajan por las montañas, cubriendo de neblina, agua fría y barro ocre la estrecha carretera que comunica a dos ciudades del suroeste antioqueño, Andes y Jardín, en la selva montañosa del noroccidente de Colombia.
Este caserío indígena se encuentra entre estas dos ciudades, en una pequeña explanada, a un lado de una carretera serpenteante y estrecha. Lo conforman casas de madera con techos de zinc, que se extienden en forma irregular sin más lógica que edificar y dar cobijo, evitando el barro resbaloso  que amenaza siempre cualquier firmeza del mundo.
Una mujer de pelo blanco, de impermeable y paraguas, trata de percibir las huellas del martirio de su hijo en la mañana, ya que en la noche una tormenta oscureció el caserío. Al llegar en la noche, c…

Rechazamos asesinato del Director y Productor de cine, Mauricio Lezama.

El Equipo de Comunicaciones Documental Amarillo, rechaza el atentado donde fue asesinado del Director y Productor de cine, Mauricio Lezama y en el cual resulto herido Ricardo Llain en el Centro poblado del Corregimiento de la Esmeralda del Municipio de Arauquita en el departamento de Arauca mientras realizaban un casting para el cortometraje sobre la vida de la lideresa y sobreviviente del genocidio de estado contra la Unión Patriótica, señora Mayo Villareal.
Nos solidarizamos con la familia de Mauricio Lezama, la comunidad araucana y exigimos del Gobierno Nacional, celeridad en la investigación para el esclarecimiento de este asesinato.
A continuación compartimos el comunicado emitido por organizaciones sociales del departamento de Arauca que denuncian y rechazan este crimen en contra de la libertad de prensa, la verdad y la memoria.






EL COMITÉ PERMANENTE POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS CAPITULO ARAUCA, denuncia y rechaza ante los entes institucionales del orden Departamental y Na…

Video Karmatarrua Tierra Pringamosa

FOTOGRAFÍAS REALIZADAS  DURANTE LA GRABACIÓN DEL  VIDEO "KARMATARUA  TIERRA PRINGAMOSA"  EN EL RESGUARDO INDÍGENA EMBERÁ CHAMÍDE CRISTIANIA ANTIOQUIA. PRODUCIDO POR LA ASOSIACION DE ENTIDADES CULTURALES DE MEDELLÍN ASENCUNTURA Dirección: Viviana Villa.. Fotos: Diego Delgado.

Sobre la masacre de Mapiripán / Solidaridad con el CCAJAR.

Comunicado a la opinión pública

El Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo” -CCAJAR-, en relación a la información de prensa relativa a supuestos hechos revelados en el día de ayer, en el marco de una audiencia del procedimiento de “Justicia y Paz”, sobre la “Masacre de Mapiripán”, se permite poner en conocimiento de la opinión pública que:En el marco de su labor de defensa de los derechos humanos, apoderó a nivel nacional e internacional a cinco grupos de personas que se identificaron como familiares de víctimas de ejecuciones extrajudiciales, desaparición forzada y desplazamiento forzado en los hechos ocurridos entre el 15 y 20 de julio de 1997, conocidos como la Masacre de Mapiripán. Entre las víctimas apoderadas se encuentra la señora Mariela Contreras y su familia, quien fue reconocida igualmente como víctima en las instancias nacionales, con posterioridad a que rindiera declaración ante la Fiscalía General de la Nación.

Contra la brutalidad policial - Por el desmonte del ESMAD - Medellín, 24 de febrero de 2012

 Por el desmonte del ESMAD

Grupos, colectivos e individuos de la ciudad de Medellín, Colombia, se encuentran para sumar sus expresiones musicales, artísticas y denunciar los abusos del Escuadrón Móvil Antidisturbios ESMAD, exigir su desmonte y hacer memoria de los jóvenes asesinados por este pelotón de la muerte (Escuadrón Móvil de Asesinos por Dinero).
SIMÓN ANDRÉS TORRES Siempre en nuestra memoria.

Al igual que el pasado viernes 13 de abril, aún trato de esclarecer una muerte que quizás ha quedado en el olvido. Entre la madrugada del viernes 13 y sábado 14, en el año 2007, la vida de un compañero, Simón Andrés Torres, se perdió a sus quince años de edad. Los hechos no son muy claros y la distorsión que rodeó este acontecimiento marcó un crimen que impune, año tras año, memoramos. Con la llegada del grupo narcosis a Medellín, en el barrio El Poblado, y ante la falta de organización por parte de los promotores del evento, empezaron a producirse disturbios y riñas que, en defensa de las fu…

El Estado, siempre en contravía de nuestros clamores ( CDPSJA)

Nuevamente nuestra Comunidad de Paz de San José de Apartadó se ve forzada a dejar constancias ante el país y el mundo de los crímenes con que el Estado colombiano trata de destruirnos.



Ya son muy numerosos nuestros clamores durante estos 15 años de existencia y de horror. Hemos reclamado a los jefes de Estado que respeten la Constitución y las leyes que han jurado defender; que respeten la más elemental dignidad humana. Pero todo ha sido en vano. Hemos acudido a la comunidad internacional, pero la diplomacia ahoga muchas veces los principios éticos. Sólo comunidades y personas por el mundo, que aún viven la solidaridad humana, nos acompañan moralmente y reclaman con nosotros sin descanso.
Si pedimos al Estado respeto por nuestra dignidad y por nuestros derechos, nos manda huestes paramilitares que nos rodeen día y noche con amenazas de muerte y exterminio. Si pedimos justicia, nos regala impunidad a granel. Va siempre en contravía de nuestros clamores.

De todos modos seguiremos dejando c…

La constante revictimización a los familiares de los desaparecidos de la Comuna 13 de Medellín

Durante los días 17 y 18 de julio de 2019 se llevó a cabo en las instalaciones del palacio de justicia de Medellín, la primer audiencia pública sobre personas dadas por desaparecidas en la comuna 13. La audiencia fue solicitada a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) por el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado MOVICE y siete familiares de desaparecidos quienes solicitaron se tomen medidas cautelares sobre 16 lugares del país donde se presume estarían inhumados de manera irregular los restos de personas dadas por desaparecidas en el marco del conflicto armado.
En desarrollo de la audiencia, la Magistratura solicitó a la Gobernación de Antioquia, la Alcaldía de Medellín y la Fiscalía General de la Nación información relevantesobre el avance en las investigaciones y trabajos realizados para preservar los lugares de la “Escombrera” y la “Arenera”, donde se deduce se encuentran los restos mortales de personas desaparecidas en el marco de los operativos militares del añ…

Memoria audiovisual 2018 Documental Amarillo

El día 24 de noviembre de 2018, en el municipio de Tame, Arauca, en acto publico, el Ejército Nacional reconoció su responsabilidad y pidió excusas por los hechos ocurridos el día 2 de octubre del 2010, en la vereda Caño Camame; en donde la niña DECZ de 13 años de edad para la época de los hechos, fue víctima de violencia sexual por el hoy destituido y condenado subteniente del Ejército Nacional Raúl Muñoz Linares.

El 24 de mayo de 2012, Rosa Elvira Cely, una mujer de 35 años de edad fue agredida sexualmente y empalada por un hombre que estudiaba en el colegio Manuela Beltrán, la misma institución educativa a la que ella pertenecía. El brutal ataque ocurrió en el parque nacional de la ciudad de Bogotá a tan solo unas cuadras de una estación de policía. Cinco días después la mujer, madre de una niña de 12 años murió.

Durante el 2018, realizamos junto a  la Asociación Red de Defensores y Defensoras de Derechos Humanos dhColombia, un homenaje a Eduardo Umaña Mendoza, defensor de derechos a…

Condenado Estado Colombiano por Masacre de Santo Domingo

El 13 de diciembre de 1998 en el caserío de Santo Domingo, del municipio de Tame, Arauca, un helicóptero UH-1H de matrícula FAC-4407 de la Fuerza Aérea Colombiana – FAC-, arrojó un explosivo cluster, con el apoyo de un avión perteneciente a la empresa estadounidense OXY, causando la muerte de 17 civiles, entre quienes estaban: Luis Carlos Neite Méndez (5 años), Edna Margarita Bello (5 años), Jaime Castro Bello (4 años), Deysy Catherine Cárdenas Tilano (7 años), Jorge Vanegas (10 años); Wilfran Gaitán Serrano (13 años) y,Giovanny Hernández Becerra(17 años); y resultaron 25 heridos, entre los cuales se encuentran 9 niños y niñas.

El Estado promovió la impunidad con sus actuaciones posteriores a la masacre, entre ellas permitir que la investigación estuviera a cargo de la Justicia Penal Militar por un largo periodo; la mora en tomar decisiones de fondo frente a la responsabilidad de los involucrados, ya que sólo se decretó condena contra militares implicados 13 años después de los hechos;…